Fotografía del anuncio para vender la pitón.
Fotografía del anuncio para vender la pitón. - ABC

Acusan a dos jóvenes de Granada de alimentar a una pitón con cachorros de perro y gato

Publicaron una foto para vender la serpiente, de un metro y medio, en la que se apreciaba a un perrito como alimento

GranadaActualizado:

Alimentar a una pitón con cachorros vivos de perros y gatos. Es la acusación que ha mantenido este jueves la Fiscalía en el juicio contra una pareja de jóvenes por un presunto delito de maltrato animal, tal y como denunció en 2017 la Asociación Animalista Montes Orientales de Granada a raíz de un anuncio de venta virtual en el que podía verse al reptil ingiriendo una cría de perro.

La Fiscalía ha mantenido la petición de un año de prisión, condena que la asociación animalista representada por Arits Toribio ha elevado a un año y diez meses al considerar que fue un delito continuado, pidiendo además la prohibición de tener animales o dedicarse a una profesión relacionada con ellos durante cuatro años.

El principal acusado, Raúl C.V., ha sostenido que el cachorro que aparecía en el anuncio había nacido muerto y «estaba caliente pero no tenía pulso ni nada». Además, ha asegurado que la serpiente siempre se alimentaba a base de ratas y ratones congelados que compraba en una tienda de su localidad. Sin embargo, la testifical de un agente del Seprona durante el juicio ha revelado que el cachorro estaba vivo por las venas, los ojos y el color rosado del cuerpo.

Según ha explicado el acusado, fue él quien en 2016 pidió a la otra denunciada, María A.M., que subiera el anuncio a Internet dado que él tenía que ingresar en prisión. Por su parte, la acusada ha negado su participación durante la realización de la fotografía y ha asegurado desconocer cómo su pareja alimentaba a la serpiente.

La participación de la joven en este hecho se limitó, según ha explicado ella misma, a responder a las preguntas de una de las voluntarias de la asociación denunciante, que contactó con ella por el anuncio. «En ese momento no me di cuenta, pero dirigía mis respuestas y yo me lo inventé todo por la necesidad de vender la pitón», sobre los mensajes en la que expuso que el reptil comía animales vivos.

La joven, que ha lamentado haber perdido sus prácticas como auxiliar de veterinaria a raíz de la denuncia, niega la comisión del delito: «Yo estudio eso porque me encantan los animales, tengo dos perros y los quiero más que a nada», ha añadido. Tanto su defensa como la de su pareja han solicitado la libre absolución en un juicio que ha quedado visto para sentencia.