Fiesta de la Primavera de Granada el año pasado
Fiesta de la Primavera de Granada el año pasado - IDEAL
MUNICIPAL

Adiós a la Fiesta de la Primavera de Granada

El Ayuntamiento la prohíbe y propone a los jóvenes una carrera en el botellódromo en la que irán lanzando polvos de colores

DIEGO MÁRQUEZ
GRANADAActualizado:

Ya había quienes la estaban convocando en las redes sociales para el último viernes del invierno, el 18 de marzo, pero este año la conocida Fiesta de la Primavera de Granada no se celebrará. Está prohibida.

Los miles de jóvenes procedentes de distintos puntos de España que otros años se han dado cita en el botellódromo de Granada y sus inmediaciones tendrán que buscar otra alternativa, fuera de la ciudad, porque el Ayuntamiento ha prohibido la Fiesta de la Primavera. A cambio, propone una ‘Holi Run’, una carrera de los colores muy popular en otros puntos de Europa y que ahora empieza a llegar a estos lares.

El concejal de Cultura y Deporte, Juan García Montero, ha explicado que el botellódromo, el entorno abierto cerca de la circunvalación en el que está permitido beber en Granada, se reservará ese día para este evento «que lleva un montaje importante» y que agrupa carreras, actividades físicas comunes como zumba, música en directo y otros espectáculos.

No se podrá hacer botellones. El cierre del botellódromo era uno de los puntos incluidos en el pacto que firmaron en el Ayuntamiento de Granada el PP y Ciudadanos que incluso puso esta clausura como condición, antes de romper dicho acuerdo, para aprobar los presupuestos de la ciudad.

La carrera de colores no tendrá un objetivo competitivo y, en ella, los participantes portarán polvos de colores que lanzarán a diestro y siniestro. Acabará a las 23.00 horas de la noche, y está prevista para un máximo de 8.000 personas. Habrá un precio de inscripción de 15 euros, con precios reducidos para grupos y menores.

Así, la prohibición de la Fiesta de la Primavera, que regirá para toda la ciudad, llega con una «alternativa» de ocio, ha explicado García Montero que ha comparado la iniciativa con la reorientación que se hizo la década pasada de la fiesta del Día de la Cruz que había derivado en caos en el centro de la ciudad precisamente por la proliferación de macrobotellones.