Reynaldo Fernández Manzano, director del Patronato de la Alhambra y el Generalife
Reynaldo Fernández Manzano, director del Patronato de la Alhambra y el Generalife - EFE/MIGUEL ÁNGEL MOLINA
GRANADA

La Alhambra se desentiende del parking ‘offshore’: «Es un tema de Hacienda»

El monumento asegura que la empresa, en propiedad de un entramado societario extranjero, está cumpliendo el contrato

GranadaActualizado:

El director de la Alhambra y el Generalife, Reynaldo Fernández Manzano, ha comentado la información denunciada por el partido Más Granada este lunes sobre el entramado societario detrás del parking del monumento. En declaraciones a este periódico, Reynaldo Fernández ha recordado que la adjudicación de este servicio se realizó «hace mucho tiempo» y que «es Hacienda quien tiene que investigar» los hechos expuestos por la formación política, a la que reclama «responsabilidad» en sus declaraciones.

«El parking fue adjudicado en 1994 y la empresa construyó el parking a cambio de un canon fijo más un canon variable», afirma a ABC el director del Patronato de la Alhambra, que el pasado año ingresó algo más de 26.000 euros por este servicio, que consta de unas 700 plazas de aparcamiento y cuenta con unos cinco trabajadores para desarrollar esta actividad «lucrosa» por la que la empresa apenas paga un 1% anual de su facturación, según censura Más Granada, que pone en duda que esté cumpliendo con sus obligaciones fiscales en España gracias a un entramado societario que le permitiría tributar al 0,2%.

La empresa adjudicataria fue absorbida por un entramado societario que pasa por Holanda, Reino Unido y acaba en Luxemburgo

Como ha denunciado la formación política granadina, la empresa concesionaria original fue absorbida por otra, con sede en Madrid, que a su vez pertenece a otra sociedad, también domiciliada en la capital y en propiedad de otra distinta en Holanda, que al mismo tiempo depende de otra con sede en Reino Unido cuyo socio único es una última empresa radicada en Luxemburgo y entre cuyos administradores se encuentra un presunto testaferro que además consta entre los directivos de los «Papeles de Panamá».

El Gabinete Jurídico de la Junta de Andalucía –al cargo de la gestión del monumento– ya se pronunció al respecto. En 2016, la concesionaria comunicó a la Alhambra el proceso de absorción en el que estaba inmersa y Reynaldo Fernández Manzano consultó a los servicios jurídicos al respecto, que ratificaron el traspaso de «todos los derechos y obligaciones» y la imposibilidad de actuar o conocer previamente la fusión empresarial, con base a «la normativa aplicable» a la administración.

Por otro lado, Más Granada asegura, de acuerdo con la disposición adicional única de la Ley de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación, que la Alhambra debería haber tenido conocimiento de esa absorción «en todos sus extremos» por medio de la empresa al producirse «un cambio en la titularidad real» que obligatoriamente tiene que hacer constar en el Registro Mercantil.

«Un tema de Hacienda»

«Están cumpliendo el contrato y tendríamos que pagarles una indemnización multimillonaria» en el caso de rescisión, zanja Reynaldo Fernández, que pide a la formación política su «responsabilidad para que pongan el foco donde tienen que ponerlo» en lugar de «utilizar la Alhambra como altavoz para hacer algo que de otra forma no podrían»: «Es un tema que tiene que investigar Hacienda, nosotros no tenemos medios».

«Si Hacienda o la Justicia nos piden algo, colaboraremos», señala el director de la Alhambra: «Gestionamos un monumento y nuestra competencia es esa, y la de Hacienda es la de perseguir paraísos fiscales». «De este tema no tenía ni idea», afirma Fernández Manzano: «La adjudicación se hizo hace un montón y la empresa cumple con sus obligaciones con la Alhambra». «Ni tenemos inspectores de Hacienda ni tenemos policías», comenta e insiste: «Es Hacienda quien tiene la competencia».