Imagen captada por el concejal en la que se puede ver una silueta fantasmagórica.
Imagen captada por el concejal en la que se puede ver una silueta fantasmagórica. - IDEAL
MISTERIO

Un concejal de un pueblo de Granada asegura haber fotografiado un fantasma

El edil estaba solo en el edificio cuando comenzó a escuchar ruidos extraños provenientes del pasillo

GranadaActualizado:

Era viernes. Nadie quedaba ya en el Ayuntamiento de la localidad granadina de Vegas del Genil. Nadie, excepto un concejal del equipo de gobierno que apuraba las últimas horas de la tarde para rematar un informe. Lo que allí pasó en torno a las 19:30 del pasado 3 de febrero poco tuvo que ver con la normal actividad municipal. Por alguna razón inexplicable, el miedo se apoderó del edil, que ha relatado su caso al diario IDEAL de Granada

A pesar de las estufas, hacía un frío insoportable, «anormal». Entonces el concejal se puso su abrigo y fue al baño. Entonces comenzó a escuchar unos extraños ruidos que procedían del pasillo, «como si alguien estuviera arrastrando una caja de folios». En un primer momento, atribuyó los sonidos a un funcionario del Ayuntamiento, «pero el ordenanza hacía rato que no estaba». «¿¡José Miguel!?», gritó por si acaso el concejal, esperando la respuesta que no llegó.

Si todos se habían marchado, si no quedaba nadie, ¿a qué se debían los ruidos? El concejal empezó a sospechar que se trataba de un robo. Agarró su móvil para llamar a la Policía y se adentró en el pasillo del miedo. A falta de una aplicación que hiciera de su teléfono una linterna, activó el disparador de la cámara para que saltara el flash. Se hizo la luz: «Me quedé tranquilo porque no había nadie, no vi nada».

El pánico

El concejal regresó a su despacho. Ya sereno, un arrebato de curiosidad le hizo revisar la fotografía que había tomado. El corazón se le aceleró, su vello quedó erizado: «Entré en estado de pánico». La imagen recogió lo que a todas luces parece el espectro de una niña. El miedo le caló más que el atípico frío y quedó paralizado. Sólo atinó a escribir en el grupo de Whatsapp que comparte con sus compañeros del equipo de gobierno de Vegas del Genil. El resto de ediles pensaron que se trataba de una broma; salvo uno de ellos, que fue hasta el edificio y se encontró al concejal «blanco como el papel».

Juntos se marcharon del consistorio restándole importancia a lo que acababa de ocurrir. Al día siguiente lo comentaron con una trabajadora que les aseguró que también había experimentado sensaciones extrañas. Rápidamente el rumor se hizo noticia en el municipio y el protagonista de esta historia optó por contactar con una vidente, una experta en reiki. Y el miércoles 8 de febrero concertaron una sesión de espiritismo para intentar sacar de allí al espectro.

La medida surtió efecto. Parece que la «sanadora», con la cual también habló el diario Ideal, consiguió «abrir una puerta para que salieran esas presencias que están atrapadas y no saben cómo volver». Al término de la sesión, la temperatura de la sala cambió de forma «brutal».