El alcalde de Granada en funciones y aspirante socialista a la reelección, Francisco Cuenca
El alcalde de Granada en funciones y aspirante socialista a la reelección, Francisco Cuenca - L.R.
Granada

Denuncian al alcalde de Granada y dos ediles por encubrimiento en el caso Nazarí

El empresario Ramón Arenas lleva a la Fiscalía la presunta obstrucción e infidelidad en la custodia de documentos del equipo de gobierno del PSOE en la causa de supuesta corrupción urbanística que afecta al Partido Popular

Granada Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Infidelidad en la custodia de documentos públicos, obstrucción a la justicia y encubrimiento en el caso Nazarí, que afecta al anterior equipo de gobierno del Partido Popular. Son los tres delitos por los que han sido denunciados el alcalde de Granada, el socialista Francisco Cuenca, y dos de sus ediles: el concejal de Economía, Baldomero Oliver, y Miguel Ángel Fernández Madrid, concejal de Urbanismo. Además, el escrito se dirige contra otros tres funcionarios de esta área: Agustín Belda, María Paz Espínola y Álvaro Cortés.

El concejal de Economía, Baldomero Oliver, y el edil de Urbanismo, Miguel Ángel Fernández Madrid, también han sido denunciados.
El concejal de Economía, Baldomero Oliver, y el edil de Urbanismo, Miguel Ángel Fernández Madrid, también han sido denunciados. - ABC

La denuncia, a la que ha tenido acceso ABC, ha sido presentada ante la Fiscalía este mismo jueves, a falta de horas para que se sepa quién será elegido alcalde de Granada. El denunciante es el empresario Ramón Arenas, uno de los supuestos damnificados por la gestión urbanística del PP y denunciante del caso Nazarí, en el que está personado como acusación particular. En este procedimiento ya había expuesto con anterioridad la «ocultación de documentos y expedientes de Urbanismo con el único objeto de seguir dando cobertura y manteniendo la situación de corrupción».

Documentación «perdida»

Los hechos denunciados encajarían con la investigación publicada por ABC sobre la desaparición de documentación sensible días antes de la Operación Nazarí, que se saldó el 13 de abril de 2016 con la detención del exalcalde popular, José Torres Hurtados, la edil de Urbanismo, Isabel Nieto, y empresarios y funcionarios municipales, entre los que se encuentran algunos de los ahora nuevamente denunciados. El Ayuntamiento, entonces gobernado por el PP, contrató a becarios para realizar un traslado masivo de papeles. El PSOE confirmó esa mudanza, pero nunca se supo el destino.

Días antes de la Operación Nazarí, el PP contrató a becarios para realizar una mudanza masiva de documentación urbanística sin control

Pese a las evidencias publicadas por este periódico sobre la «pérdida» de multitud de expedientes, custodiados en un archivo sin control de la Concejalía de Urbanismo, el equipo de gobierno socialista ha mantenido en todo momento que «ni uno» de los documentos públicos se ha extraviado. Y ello pese a las reiteradas peticiones del Juzgado de Instrucción 2 de Granada y la UDEF, que han reprochado al Ayuntamiento sus constantes demoras en la entrega de documentación.

La juez instructora y la UDEF han reprochado en varias ocasiones al equipo de gobierno socialista la falta de documentación

Entre la documentación requerida por la juez titular, María Ángeles Jiménez, se incluía la relativa al Expediente Mulhacén. En esta pieza, ahora separada, se investiga, entre otras irregularidades, la construcción supuestamente ilegal de un pabellón deportivo para el Mundial de Basket celebrado en 2014 –aunque no llegó a estar terminado para entonces– sobre unos terrenos en propiedad de la empresa Aremat Formación, de Ramón Arenas, que no consiguió edificar la guardería que habría proyectado.

Responsabilidades

Tras las solicitar «sistemáticamente» esta documentación tanto por la vía ordinaria como por la judicial, Ramón Arenas recibió hace unos días buena parte de los expedientes, remitidos por el Ayuntamiento el 29 de mayo de este año y presentados el pasado 7 de junio. En concreto, «toda la documentación técnica correspondiente a la licencia de obras de construcción del pabellón Mulhacén», si bien Arenas mantiene que sigue faltando información, como «el proyecto de instalaciones».

«Seguramente porque tendría dibujado el parking subterráneo del pabellón», apunta el escrito de Ramón Arenas. Curiosamente, en una parcela frente a la sede del PSOE, con cuyo voto en el pleno municipal pudieron ser aprobados determinados expedientes cuya legalidad ha sido puestos bajo sospecha con posterioridad.

La aparición de esta documentación urbanística ahora, que «no es casual», según apunta Ramón Arenas en su escrito, ha llevado a la instructora del caso Nazarí a emitir una providencia para que el Ayuntamiento de Granada emita un informe sobre «quién o quiénes son las personales responsables» de la custodia de la documentación remitida hace unos días al Juzgado de Instrucción 2 de la capital; tres años después de que el equipo de gobierno socialista accediera a la Alcaldía con promesas de «abrir ventanas y levantar alfombras».

La instructora del caso Nazarí ha solicitado ahora al Ayuntamiento que aclare la responsabilidad de la custodia de la documentación urbanística

Pero nada más se supo de la auditoría en Urbanismo prometida por el PSOE a su llegada al gobierno municipal. Los socialistas tampoco llegaron a convocar la comisión de investigación sobre la documentación urbanística extraviada, impulsada en 2018 por el grupo de Ciudadanos a tenor de las informaciones publicadas por este periódico. Entre los objetivos de dicha comisión, secundada con reticencias por socialistas y populares, se incluía el esclarecimiento de la responsabilidad en la custodia de los archivos urbanísticos.

Ahora, el Ayuntamiento de Granada deberá aclararlo en sede judicial. En conversaciones extraoficiales, el equipo de gobierno socialista reconoce la problemática, aunque descarga la culpa sobre los trabajadores del área de Urbanismo.

Acusaciones de encubrimiento

La Operación Nazarí hizo temblar los cimientos del Ayuntamiento de Granada aquel 13 de abril y propició un cambio de mando, gracias al cual ha podido mantenerse el PSOE en el gobierno municipal. Ciudadanos retiró el apoyo al PP para dárselo a los socialistas, que han permanecido tres años en el poder. Un tiempo en el que se han sucedido las acusaciones de encubrimiento en esta presunta causa de corrupción urbanística, no solo por parte del empresario Ramón Arenas, sino de otros grupos políticos, como Vamos Granada.

La Operación Nazarí provocó que el PSOE se hiciera con la Alcaldía y las acusaciones de encubrimiento han sido constantes desde entonces

Se da la circunstancia de que el Ayuntamiento de Granada intentó ceder –a un precio muy por debajo del valor de mercado– un palacete del siglo XVIII valorado en casi tres millones de euros a la escuela en la que tenía responsabilidades la mujer del regidor Francisco Cuenca, que además está siendo investigado en este momento por otros tres presuntos delitos relacionadospor la externalización del control de cursos de formación durante su etapa como delegado de la Junta.

Aunque finalmente los informes técnicos tumbaron la propuesta del ventajoso alquiler, el equipo de gobierno del PSOE aprobó la tramitación de un expediente de adjudicación que había iniciado el PP justo después el estallido de la Operación Nazarí. La única empresa que concursó fue la escuela donde trabajaba la mujer de Cuenca.

En pleno terremoto de la Operación Nazarí, el PP inició proceso para adjudicar el palacete a la empresa en la que trabajaba la mujer de Cuenca

El proceso burocrático comenzó oficialmente el 15 de abril de 2016, apenas dos días después de que la UDEF desplegara en Granada la Operación Nazarí. Ni el exalcalde ni la exconcejal de Urbanismo habían dimitido cuando se inició este expediente. Un mes antes, el 8 de marzo, el uso de este tipo de espacios se hizo extensible a entidades con ánimo de lucro, como era el caso.

A pesar de la inestabilidad política de aquellos días, nada frenó la tramitación del alquiler. En junio, el equipo de gobierno socialista aprobó en Junta de Gobierno Local –con Cuenca de presidente– el expediente 24/2016 y publicó el anuncio de licitación del «contrato de cesión de uso en la modalidad de arrendamiento». La única empresa que concursó fue la Escuela Superior de Arte y Diseño de Andalucía (Esada), que en el mes de julio se lanzó a anunciar en Facebook su mudanza antes de que se creara la mesa de contratación.