Padres y alumnos, durante una manifestación en la Delegación de Educación en Granada
Padres y alumnos, durante una manifestación en la Delegación de Educación en Granada - Sarai Bausán
Educación

Los escolares en huelga de La Alpujarra vuelven a clase pero seguirán las movilizaciones contra los recortes

Familias y profesores han sido convocados a una manifestación este viernes para pedir más profesores en las zonas rurales de Granada y decir «basta» a la «la progresiva destrucción de la escuela pública»

Granada Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Después de tres semanas en huelga, los escolares de La Alpujarra han vuelto a clase. Pero aún no ha rebelión educativa que surgió en los municipios de Bérchules, Torvizcón y Pitres, y sus pedanías, una inserrucción que se ha extendido a otros pueblos de la comarca hasta resonar en toda Andalucía. Ahora, las familias y el profesorado de Granada han sido convocados a una manifestación que tendrá lugar durante la tarde de este próximo viernes.

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres del Alumnado de Granada, y los sindicatos UGT, CCOO, Ustea y CGT, entre otros, han llamado a manifestarse contra «la progresiva destrucción de la escuela pública de todos», a lo que pretenden decir «basta», según han expuesto los convocantes en una rueda de prensa a la que ha asistido el parlamentario de Adelante Andalucía, Jesús Fernández.

Una de las madres movilizadas, Irene Avivar, ha leído un manifiesto en el que critican «la planificación de unidades con ratios por encima de las establecidas por la legislación educativa», y que quieren «una solución urgente a las actuales demandas de los centros».

Además, han criticado lo que han denominado «criterios antipedagógicos», dado que la Junta «suprime y agrupa unidades en centros rurales», con el fin de «recortar inversión educativa»: «La educación no es un negocio, sino un derecho». Y también han recordado el deber de atender las necesidades de los alumnos con discapacidad reconocida.

Para ello, piden «una negociación real» con la Junta de Andalucía, que aún no ha respondido directamente y la pasada semana inició el protocolo de absentismo por la huelga de escolares en los colegios públicos rurales La Alpujarra.

Varias madres denunciaron a ABC que la Consejería de Educación está sobrepasando la ratio —de doce niños por aula—, los maestros se ven obligados a dar varias materias de distintos cursos y en ocasiones los pequeños se quedan solos por la falta de profesores que deben recorrer varios pueblos para hacer su trabajo en otros centros.

Por su parte, el consejero de Educación, Javier Imbroda, quien afirmó en unas primeras declaraciones que los niños estaban siendo «rehenes» de sus padres al no ser llevados al colegio, se comprometió en recientes declaraciones a acudir a La Alpujarra «si los datos justifican las protestas».