En los últimos días, la Vega de Granada ha sido el epicentro de una decena de sismos.
En los últimos días, la Vega de Granada ha sido el epicentro de una decena de sismos. - IGM
TERREMOTOS GRANADA

Granada tiembla por un «enjambre sísmico» con una decena de terremotos en una semana

El área metropolitana de la capital es una zona históricamente sensible: «Pueden volver a repetirse terremotos grandes»

Actualizado:

El subsuelo de Granada continúa temblando. El Instituto Geográfico Nacional ha contabilizado en menos de una semana hasta una decena de terremotos de diversa pero pequeña magnitud, varios de los cuales han podido ser percibidos por buena parte de la población. Solo en las pasadas 24 horas, se registraron hasta seis seísmos en diferentes puntos del área metropolitana de la ciudad, a los que se suma otro más que se ha producido este martes, poco antes de las 4:00, en Armilla, con una magnitud de 1,4 grados en la escala de Richter.

Horas antes, sobre las 11 de la noche, el IGM registró otro de 2,4 grados con epicentro en Ogíjares, después de otro de 2,2 grados que se produjo a las 18:41 horas en el término municipal de Armilla, donde apenas dos horas antes se había registrado otro más de una magnitud algo superior, de 2,4 grados y a una profundidad de 10 kilómetros. Entre medias, a las 17:06 horas, también se hizo sentir un terremoto de 1,5 grados de magnitud en el colindante municipio de Huétor Vega.

El temblor de mayor intensidad –de nivel IV– registrado este lunes tuvo su epicentro en el capital de Granada a las 15:12 horas, con una intensidad de 2,8 grados en la escala de Richter, similar al de 2,7 grados que pocos minutos antes, sobre las 14:30, acaeció en Otura, que además pudo sentirse en otros municipios colindantes. Todos ellos se han registrado después de otros tantos seísmos que han hecho temblar el suelo de Granada, donde previamente –en los últimos siete días– se han contabilizado, además, otros cuatro terremotos de baja intensidad, pero que han hecho saltar las alarmas de la población.

Un «enjambre sísmico»

Los servicios de emergencia del 112 han recibido alrededor de una veintena de llamadas para alertar de estos terremotos, aunque «ninguno» de los vecinos de las zonas afectadas «han notificado daños personales ni materiales», lo que encaja con las mediciones de la Red Sísmica del IGM. «En los últimos días ha habido una serie de terremotos pequeños que han sido sentidos por la población», pero dada su baja intensidad, no han afectado ni a las estructuras de los edificios ni a las propias personas, como apunta Juan Vicente Cantavella, sismólogo del IGM.

Según el sismólogo, Granada está inmersa en lo que científicamente se denomina «enjambre sísmico»: «Es cuando hay una serie de terremotos en un periodo de tiempo corto y no hay terremoto principal con réplicas». Cantavella señala que los terremotos han podido ser percibidos «porque han ocurrido cerca de un núcleo urbano y porque han sido superficiales».

«Aunque sean pequeños, se sienten más», pero tienen poco que ver con los grandes terremotos que se han producido en Granada hace decenas de años, «en una zona donde históricamente han ocurrido seísmos importantes, mucho mayores que los de ahora». La Vega de Granada «es una zona en la que pueden volver a repetirse terremotos grandes»: «Es algo relativamente esperable». Frente a esa plausible situación, los expertos recomiendan «ser conscientes y seguir las recomendaciones de qué hacer ante un terremoto».

Recomendaciones

De acuerdo con las recomendaciones de la Red Sísmica española, es importante tener preparados enseres en caso de emergencia, como agua embotellada, linternas, silbato o radio. Los expertos también instan a preparar simulacros en el hogar y ha prevenir riesgos, lo que implica evitar la colocación de objetos pesados en estanterías y asegurar que los objetos de las paredes están correctamentes sujetos a las mismas.

Durante el terremoto, lo más aconsejable es cubrirse bajo una mesa o en el marco de una puerta, alejándose de ventanas y muebles, siempre sin perder la calma. Cuando la persona se encuentra en el exterior, se recomienda colocarse a la máxima distancia posible de edificios y postes eléctricos. Y una vez haya sucedido el seísmo, deben evitarse los ascensores, así como entrar en edificios dañados, siempre siguiendo las directrices de las autoridades.