Algunos clientes han denunciado la presencia de gusanos en los jamones Sierra Alpujarra.
Algunos clientes han denunciado la presencia de gusanos en los jamones Sierra Alpujarra. - Lydia Martínez
Polémica

El jamón polaco con gusanos que se vende como si fuera de Granada a precio de mortadela

Facua ha denunciado al mayor distribuidor de ibéricos de España, Comapa, por comercializar jamones de Polonia que teóricamente provienen de la Alpujarra granadina

Granada Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Casi a precio de mortadela, el jamón de Sierra Alpujarra se vende a 35 euros, o 25 euros en un pack de dos. Después de protagonizar varias polémicas por los gusanos que contenían algunas de sus piezas, la asociación de consumidores Facua ha denunciado a Comapa, la mayor distribuidora de ibéricos de España, por la comercialización de jamones polacos como si fueran de Granada.

La etiqueta de Jamones Sierra Alpujarra, teóricamente de Granada.
La etiqueta de Jamones Sierra Alpujarra, teóricamente de Granada. - ABC

Facua ha presentado la denuncia ante la Dirección General de Consumo de la Comunidad de Madrid con un escrito en el que advierten del auténtico origen de estos jamones. Según la asociación, provienen de cerdos criados en Polonia y cuya carne es curada y envasada en provincias españolas, como Segovia, pero no en localidades de la Alpujarra granadina, conocida por las condiciones climáticas que favorecen la curación.

Con gusanos

No es la primera vez que Comapa es denunciada por sus jamones. En los últimos años, diversos clientes han relatado en redes sociales sus experiencias con estas piezas cárnicas, algunas de las cuales han sido puestas a la venta en mal estado. Fue el caso de Lydia Martínez, quien en 2017 publicó en Facebook varias fotografías en las que se aprecia la presencia de gusanos en el jamón Sierra Alpujarra, lo que le causó «muchas molestias intestinales, dolor muy fuerte y vómitos».

Otro cliente, Luis Miguel García Valle, también denunció hace cuatro años el mal estado de un jamón Sierra Alpujarra: «Cuando me pongo a cortar para un bocadillo para mi hijo, le veo que tiene gusanos». Como adelantó Economía Digital, la denuncia de otro usuario en 2016 por la misma causa ante la inspección sanitaria derivó una operación contra una treintena de empresas en la que fueron decomisadas 400 toneladas de jamones, embutidos y carnes no aptas para el consumo humano.