Pedro Sánchez, Juanma Moreno y José Luis Ábalos, en la cabina del AVE a Granada. - ABC

Ave GranadaEl AVE llega tarde a su cita con Granada desde Madrid en una inauguración «berlanguiana»

Tras dos décadas de espera y una inversión de 1.700 millones de euros, la alta velocidad más lenta de España conectará la ciudad de la Alhambra con Madrid y el resto de Europa

GranadaActualizado:

El Ave de Granada es una realidad dos décadas después de que comenzara a gestarse un proyecto que se ha consumado con diez años de demora.

Faltaba la orquesta para terminar de justificar el parecido razonable con «Bienvenido, Mister Marshall». No se perdió el atraque en Granada del AVE inaugural ni el alcalde Luis Salvador —dijo que no viajaba desde Madrid por no estar invitado cuando en realidad declinó la invitación al evento— para recibir a una marabunta de periodistas, empresarios, ingenieros, políticos y guardaespaldas a la llegada, más que de la alta velocidad, del séquito del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que se marchó de la ciudad en Falcon mientras los penúltimos viajeros se subían al autobús con destino a Antequera.

La del bus trasbordador fue la fórmula para suplir estos últimos años de desconexión ferroviaria por las obras de un AVE que ayer, dos décadas y 1.700 millones de euros después, echó a rodar, y ya es historia. Se trató del primer trayecto oficial, aunque la puesta en servicio comercial no se producirá hasta este miércoles, 26 de junio. Desde ahora, Granada está conectada vía AVE con Europa por Madrid a través de este ramal de alta velocidad con Antequera. El futuro, sobre raíles, será el nexo con el corredor hacia Almería.

Pasadas las 9:15 horas, el tren de alta velocidad partió desde la estación madrileña de Atocha para llegar tarde a su cita con a la ciudad de la Alhambra sobre las 13:00 horas. El AVE tardó tres horas y 38 minutos en realizar este viaje en primicia para un centenar de periodistas provincianos y capitalinos acreditados, otro centenar directivos de Adif y Renfe y otras tantas decenas de representantes políticos e institucionales. El presidente Sánchez llegó escoltado por sus allegados, como el ministro de Fomento, José Luis Ábalos.

Pedro Sánchez, en la estación madrileña de Atocha, con Ábalos.
Pedro Sánchez, en la estación madrileña de Atocha, con Ábalos. - L.R.

Por parte del PSOE, además viajaron desde Madrid el exdelegado del Gobierno en Andalucía y diputado, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, la diputada Elvira Ramón o el asesor del Gobierno central y exregidor de Jun, José Antonio Rodríguez Salas. También realizaron el trayecto inaugural el exalcalde de Granada, Francisco Cuenca, criticado por la oposición, o la expresidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que se sumó a la comitiva en la parada de Antequera.

Moreno y Sánchez, ayer.
Moreno y Sánchez, ayer. - L.R.

Allí aguardó el paso del convoy y posó para la prensa junto al nuevo gobierno andaluz, que estuvo representado por el presidente autonómico, Juan Manuel Moreno Bonilla, el consejero de Presidencia, Elías Bendodo, o la consejera de Fomento y Turismo, Marifrán Carazo, además de otras muchas autoridades, como diputados, senadores o el propio alcalde del municipio, Manuel Barón, en medio de un ambiente más cordial que festivo.

Gran expectación

Tras el descubrimiento de una placa conmemorativa durante una parada de 20 minutos, los cientos de pasjeros subieron al AVE para conocer en primera persona la nueva línea hasta Granada. Con el vagón cafetería rebosante y un constante trajín en los pasillos del tren, con un ojo en el velocímetro y otro en la ventanilla, el tren aceleró y en los primeros compases superó los 200 kilómetros por hora para después reducir su marcha hasta los 37 km/h a la altura de Loja. La velocidad máxima fue de 268 km/h.

Las críticas a la lentitud de esta alta velocidad quedaron en un segundo plano con las celebraciones. Con gran expectación, el AVE llegó finalmente a la estación ferroviaria de Granada. Entre los distintos corporativos del Ayuntamiento, estaba el alcalde de la ciudad, Luis Salvador. Junto a la subdelegada del Gobierno, Inmaculada López Calahorro, y el presidente de la Diputación, José Entrena, recibieron a los invitados en medio de un potente dispositivo de seguridad para una recepción berlanguiana, repleta de actores locales y foráneos.

Salvador, Ábalos, Moreno Bonilla y Sánchez intervinieron el acto de presentación con la esperanza puesta en esta infraestructura e incluso citas a Hemingway, mientras transcurría el acto oficial de presentación en la estación, varios cientos de personas se agolpaban en los exteriores de la estación granadina; algunos curiosos y otros con su propia marcha reivindicativa por la recuperación del ferrocarril de media distancia, como la línea Guadix-Baza-Almanzora-Lorca, cerrada hace tres décadas y con una partida presupuestaria aprobada y pendiente de ejecución para comenzar a ser rehabilitada.

Entre tanto, el presidente del Gobierno se marchaba de la estación granadina, pero no en un AVE de vuelta, sino en el Falcon. Quizás lo más parecido a un AVE que ayer surcó Granada.