La parlamentaria autonómica, Marifrán Carazo, en rueda de prensa sobra la Alhambra.
La parlamentaria autonómica, Marifrán Carazo, en rueda de prensa sobra la Alhambra. - L.R.
ALHAMBRA GRANADA

El PP reclama a la Junta consenso en la gestión de entradas de la Alhambra de Granada

Los populares se suman a la propuesta de hoteles, agencias de viaje y guías de crear una mesa sectorial en la que estén representadas todas las instituciones

Actualizado:

El Partido Popular de Granada secunda la propuesta que han hecho la patronal de empresarios, su filial de hosteleros, agencias de viaje y guías para crear una mesa sectorial en la que estén representadas todas las instituciones. Mediante esta vía, pretenden buscar soluciones de consenso al criticado reparto de las entradas por parte del Patronato de la Alhambra y el Generalife, un problema «ya histórico», en palabras de la popular Marifrán Carazo, parlamentaria autonómica.

«Durante más de una década, el Patronato de la Alhambra y el gobierno de la Junta de Andalucía», ha aseverado Carazo, han sido «incapaces de resolver esta situación en solitario». Tras desechar el también cuestionado sistema de reserva de entradas por lotes para agentes distribuidores, el Patronato de la Alhambra ha implantado –vigente desde mayo– un nuevo modelo que el sector turístico rechaza con fiereza por la rigidez, la penalización y la imposibilidad de hacer cambios de última hora.

Marifrán Carazo ha tildado de «invento» el método de reparto de entradas, desarrollado por una de las empresas que han estado bajo sospecha en la investigación del caso Colina Roja II y la Universidad de Granada, que ha introducido un algoritmo que resta opciones a aquellos agentes distribuidores que trabajan con los inherentes cambios de última hora en sus grupos, lo que ha generado el caos organizativo en el sector, además de la pérdida de volumen de trabajo. Un 20% de los touroperadores han renunciado a Granada como destino turístico y en algunas empresas locales se han producido despidos, según fuentes de este periódico.

Este nuevo sistema tampoco ha servido para solventar la reventa de entradas. Ya no se produce en las taquillas del monumento, con lo que se evita la foto, pero sigue existiendo entre los cada vez más distribuidores de un mismo pastel; era uno de los objetivos del Patronato de la Alhambra, que también alude a la seguridad para justificar que los actuales billetes sean nominativos, a pesar de que el recinto monumental carece siquiera de arcos de seguridad. Por otro lado, se desconoce si los documentos de identificación de los visitantes se cruzan con los datos del Ministerio del Interior.

Por ello, los populares han pedido que calme los ánimos y se reúna con el frente turístico «de forma urgente» al Miguel Ángel Vázquez, consejero de Cultura de la Junta de Andalucía, encargada de la gestión del monumento. Carazo ha acusado a Vázquez de «mentir» –si es que no le mintieron– al empresariado granadino, representantes de la Federación de Hostelería, de los guías turísticos y agencias de viajes, que estuvieron sentados en la tribuna del Parlamento andaluz, cuando se «sacó de la manga» un acuerdo para justificar decisiones como las entradas «nominativas» al monumento en las cerca de 50 reuniones oficiosas que se han mantenido: «No solo no estaba haciendo las cosas bien, sino que engañaba a los representantes del sector turístico granadino».