La Virgen del Rocío en su ermita de la aldea almonteña
La Virgen del Rocío en su ermita de la aldea almonteña - j. j. jiménez

La Blanca Paloma llega a su ermita de El Rocío tras 24 horas de procesión

La Virgen del Rocío dejó anoche la Parroquia de la Asunción de Almonte para emprender camino hacia la aldea

Actualizado:

La imagen de la Virgen del Rocío ha llegado a su ermita esta noche después de casi 24 horas de recorrido desde la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Almonte (Huelva), donde ha pasado los últimos nueve meses, en una tradición que se repite cada siete años.

La imagen ha llegado a las 21:32 horas y la salida se había realizado a las 21:58 horas del sábado -la misma que hace siete años y dos minutos antes que en el regreso de 1999-, cuando los almonteños cogieron a su Patrona sobre los hombros para sacarla de la parroquia de la Asunción entre repiques de campanas y salvas de trabucos y escopetas.

Tras varias horas de peregrinación por las calles de la localidad para despedirse de sus vecinos, la imagen, vestida con las galas de Pastora llegó a la plaza del Chaparral con el amanecer y miles de personas pudieron ver como le tapaban el rostro con un paño para protegerla del polvo del camino.

Durante todo el día los almonteños se han ido relevando para llevar las andas de la Reina de las Marismas y, ya en El Rocío, pasadas las seis de la tarde las camaristas de la Virgen descubrieron el rostro de la Virgen del Rocío y le quitaron el guardapolvo que la protegió de la suciedad.

Después de ello, tan sólo restó un corto camino hasta la ermita, a cuyas puertas ha llegado poco antes de las 21:30 horas, tras pasar por las inmediaciones de hermandades emblemáticas, como Huelva o Moguer, situadas junto a la ermita.

Dentro de una semana, los almonteños volverán a llevarla sobre sus hombros en la romería que tendrá su culminación con la procesión por las principales calles de su aldea.