Gabriel Cruz
Gabriel Cruz - ABC
Elecciones municipales 2015

Gabriel Cruz, un rostro conocido que se ha hecho hueco discretamente

El PSOE arrebata la alcaldía de Huelva al PP dsepués de 20 años

Actualizado:

Ha ido tejiendo redes a pie de calle, de forma callada y discreta, desde que a finales de 2011, se hizo cargo de la Portavocía del grupo socialista en el Ayuntamiento de Huelva, tomando el relevo a su antecesora, la senadora Petronila Guerrero.

Gabriel Cruz Santana se convirtió un asiduo en los pasillos de la Audiencia Provincial de Huelva desde comienzos de la década de los 90, poco después de licenciarse en Derecho (1988) y optar por el ejercicio de la Abogacía, opción que mantuvo hasta que comenzó a ocupar cargos de responsabilidad orgánica e institucional en el Partido Socialista.

Fue a partir de 2004, cuando precisamente lo llamaron para estar al frente de la Delegación de Justicia de la Junta en Huelva (2004), desde donde pasó a la de Obras Públicas y Transporte (2006-2008) y después al departamento de Ordenación del Territorio (2008-2010).

En septiembre de 2012, se producía el primer paso hacia la candidatura a la Alcaldía de Huelva. Cruz dio la batalla frente a una familia del partido afín a la dirección provincial para hacerse con la secretaría general del PSOE local de Huelva y lo consiguió con un respaldo mayoritario (casi el 72%). La totalidad de los candidatos socialistas en la capital (a excepción de Manuela Parralo) han sido máximos responsables de la formación a nivel local y Cruz pasó el trámite hace casi tres años con vientos en contra.

Cruz es el primer alcaldable del PSOE que ha tenido que echar pulsos internos para llegar a convertirse en cabeza de cartel. No ha sido un candidato impuesto desde arriba, por la cúpula, como en convocatorias anteriores y se ha presenta con un traje casi a medidas, sin ruido externo, con un equipo por el que ha apostado a título personal.

Cruz Santana es un rostro conocido en las bases del mundo cofrade de Huelva y un recreativista asiduo en las tardes de domingos, sin cámaras.