Un vecino de Chucena - ABC

Brote de ListeriosisTeniente de alcalde de Chucena: «La Junta de Andalucía ha actuado mal y tarde pero yo no culpo a nadie»

El primer teniente de alcalde de la localidad onubense de Chucena, Antonio Manuel Rubio, se queja de la falta de información cuando en su pueblo hay 30 afectados por la listeriosis

SevillaActualizado:

Con una población de algo más de 2.000 habitantes, Chucena es un bonito y tranquilo pueblo de Huelva. El pasado 14 de agosto celebraba sus fiestas patronales y, como es costumbre, sus vecinos fueron de casa en casa comiendo y bebiendo. La celebración en esta localidad, como en otras de Huelva, incluye visitar a las casas del pueblo y compartir un rato con sus dueños. El problema es que en muchas de esas casas se sirvió carne mechada de «La Mechá» y otros productos de la empresa Magrudis, infectadas por las bacterias que causan la listeriosis.

«Aquí todo el mundo va de casa en casa», cuenta Antonio Manuel Rubio, primer teniente de alcalde de Chucena. Atiende él a la prensa porque la alcaldesa, informan desde el Ayuntamiento, está de vacaciones. «Yo tomé carne machada, pero afortunadamente de otra marca», añade Rubio. Cuenta el teniente de alcalde que durante «la vorágine de las fiestas» no se dieron cuenta de que los vecinos se iban poniendo malo. Primero uno, luego dos, luego una familia... «Al pasar las fiestas vimos que había 30 afectados, dos de ellos embarazadas que siguen ingresadas», explica.

Rubio se queja de que no han tenido «comunicación por parte de la Junta de Andalucía» Se han enterado de lo que tiene que ver con la listeriosis «por la prensa y la televisión», asegura. «La Junta de Andalucía ha actuado mal y tarde. Si se llega a actuar antes, igual hubiéramos evitado esta situación», razona. «Pero yo no culpo a nadie», añade. «Aquí ha habido errores, pero yo no soy competente para juzgar a nadie», asegura.

La situación en el pueblo es de calma, reconoce. Ninguno de los 30 afectados, más allá de las dos embarazadas, ha sido hospitalizado. De hecho, cuenta que están ya todos con tratamiento de antibióticos. Los vecinos con los que ha podido hablar ABC confirman que todo el mundo está recuperado. «Ha sido poca cosa», explicaba ayer una vecina que regenta una de las tiendas de la localidad.

Sin embargo, para Rubio, la falta de médicos ha provocado una situación de peligro. «Llevamos todo el verano con un solo médico y la pediatra se ha dado de baja sin que manden a un sustituto», se queja. Además, en el pueblo hay un centro de dependientes con unas cien personas de las que tiene que hacerse cargo el médico. «La Junta nos dice que no hay más médicos y no pueden cubrir la baja», señala.