Parte del dispositivo en una jornada de rastreo
Parte del dispositivo en una jornada de rastreo - ABC
Sucesos

Continúa la búsqueda del sevillano desaparecido en La Antilla un mes después

La Interpol tiene la alerta por la cercanía de Portugal y se han desplegado carteles en hospitales y centros de salud de Sevilla mientras se sigue buscando también al desaparecido en Riotinto

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Lo han buscado durante semanas por tierra, mar y aire, con helicópteros de la Guardia Civil, con parapentes y hasta con drones puestos a disposición de la familia por una empresa especializada: no se ha encontrado rastro alguno de Francisco Javier Milla a punto de cumplirse un mes desde que pareciera haber sido tragado por la tierra.

Milla, sevillano de 70 años de edad y diagnosticado de Alzheimer desde hace algo más de un año, se encontraba veraneando en La Antilla (Huelva) cuando, el pasado 7 de septiembre, salió de su casa para tirar la basura. Eran sobre las 15.00 o las 15.30 horas y el punto de los contenedores se situaba a no más de 50 metros de la vivienda. Fue la última vez que la familia supo de él, ninguna noticia más desde entonces.

La Guardia Civil mantiene el dispositivo de búsqueda después de peinar la zona en repetidas ocasiones y haber marcado los pozos para su revisión. En los rastreos han participado buzos, perros especializados e incluso el Instituto Armado ha desplazado a un can preparado para la búsqueda de personas en el agua. No ha habido resultados y la familia roza ya la desesperación.

El radio de búsqueda se ha ampliado hasta Portugal, porque un hermano de Francisco Javier estaba en esos días en el país vecino de vacaciones y, a consecuencia de la enfermedad se contempla, como un elemento más, que pudiera haber intentado marchar con su hermano, afirma la sobrina del desaparecido, Mara Milla. La Interpol tiene ya la alerta.

En Sevilla, de donde es originario, se ha intensificado la búsqueda por parte también de la familia, que ha desplegado carteles con su imagen en hospitales, centros de salud, vehículos y otros punto de máxima afluencia de personas para que se conozca su rostro y alguien que lo viera pueda dar la señal a los suyos.

Hasta ahora, todas las alertas han sido alarmas falsas. Ocurrió así con una llamada que los situaba en Bollullos y otra en el mismo municipio de Lepe. Todas se tratan de verificar.

En paralelo, se han organizado varia batidas con colaboración de voluntarios. La última fue el pasado 21 de septiembre y no se descarta que vuelva a convocarse una nueva búsqueda para intentar dar con el paradero de Francisco Javier Milla.

Hay un segundo dispositivo activo en la zona norte de la provincia, en la Cuenca minera para la búsqueda del hombre de 64 años vecino de Minas de Riotinto, que se encuentra también desaparecido y del que por el momento tampoco se ha obtenido ninguna pista que haya permitido saber qué le ha podido pasar.

La Guardia Civil se ha pedido la colaboración ciudadana para obtener alguna información que pueda facilitar la localización.