Miembros de la Plataforma por el Desdoble de la A-483 muestran una hoja de firmas
Miembros de la Plataforma por el Desdoble de la A-483 muestran una hoja de firmas - Miguel A. Jiménez
INFRAESTRUCTURAS

El desdoble de la vía entre Almonte y Matalascañas: encrucijada eterna de intereses

La A-483 espera desde hace 25 años la construcción del doble carril mientras acumula muertos y heridos y el hartazgo de los usuarios

AlmonteActualizado:

Poco menos de 34 kilómetros unen el final de la A-49 a su paso por Almonte con la aldea del Rocío y finalmente, con el núcleo costero de Matalascañas. Una vía de doble sentido prácticamente recta, casi tediosa, jalonada por un sinfín de accesos a fincas, parcelas y polígonos empresariales, al Parque Nacional de Doñana y perennemente trufada de baches y socavones.

En temporada baja soporta un tráfico que se acerca a los 10.000 vehículos diarios. El volumen se incrementa significativamente durante la Romería del Rocío –la aldea termina albergando más de un millón de almas que sólo pueden acceder por esta carretera; no hay otra-, y en verano, cuando miles de ciudadanos, sobre todo de las comarcas del Condado y del Aljarafe sevillano, acuden a Matalascañas para disfrutar de un día de sol y playa. Muchos tienen allí su segunda residencia. En esta época del año el tráfico puede aumentar hasta los 20.000 vehículos diarios, familias enteras yendo y viniendo, soportando interminables atascos y con la creciente sensación de estar jugando a la ruleta rusa cada vez que enfilan la A-483.

Las cifras de accidentes de los últimos 15 años no contribuyen a aliviar la percepción de peligrosidad de esta vía: 700 heridos y 30 muertos. 111 accidentes con víctimas desde 2014. Las últimas víctimas mortales, un joven de 22 años natural de Bollullos del Condado que fallecía en un accidente ocurrido en el mes de agosto y anteriormente, en junio, dos menores de la misma localidad que perdían la vida tras colisionar frontalmente el turismo en el que viajaban con una furgoneta. Los adelantamientos en esta vía, en la que es fácil perder la paciencia, son constantes.

A raíz de este siniestro se produjo una movilización ciudadana que ha dado como resultado la creación de una plataforma que cuenta con más de una treintena de miembros y más de 4.000 seguidores en las redes sociales, en las que vuelcan su hastío, su desesperación y su falta de confianza en la clase política.

Sin embargo, ninguna de estas realidades termina de ser acicate suficiente para que la Junta de Andalucía acometa de una vez por todas el desdoble de la A-483, una medida que fue aprobada por el Parlamento andaluz en el año 1993. La falta de recursos, la necesidad de estudiar más a fondo la situación o de encontrar soluciones más acordes a las particularidades medioambientales del territorio que atraviesa la vía son algunas de las excusas que esgrime la administración autonómica para dar esquinazo a la obra una y otra vez.

A estas evasivas se han sumado en los últimos días las proporcionadas por el equipo de Gobierno socialista del Ayuntamiento de Almonte, que con el apoyo de Mesa de Convergencia consiguió dar la vuelta a una moción presentada por el Grupo Municipal del PP –que sí ha prosperado en localidades como Camas, Bollullos, La Palma del Condado y Paterna, y que también serán presentadas en Niebla o Chucena-, en la que se pedía que se instara a la Junta a incluir la realización de la infraestructura en los presupuestos de 2019. Finalmente, gracias a la enmienda de socialistas y convergentes, se ha quedado en una nueva patada hacia delante: se pedirá en su lugar el inicio de nuevos estudios que pongan sobre la mesa alternativas al desdoble. Un nuevo viraje de la alcaldesa, Rocío Espinosa, que en declaraciones recientes había mostrado su compromiso con el desdoble.

Para ello, el PSOE enarboló desde el perjuicio que supondrían las expropiaciones a las dificultades que el desdoble ocasionaría a quienes tienen que acceder a las fincas colindantes con la vía, pasando por lanzar un misil directo a la línea de flotación de la sensibilidad almonteña: qué pasará cuando la Virgen tenga que cruzar para la Venida, que se produce cada siete años. A esto sumó un irritado portavoz del equipo de Gobierno socialista, Antonio Joaquín Díaz Trigueros, una crítica airada a «que sean los del Condado o los del Aljarafe los que decidan sobre los intereses de Almonte, cuando Bollullos tuvo paralizada la autovía».

Para la plataforma, que tiene su origen en Bollullos pero que está integrada por personas de otras localidades –muchas de Almonte-, y que se declara totalmente apolítica, todo esto son «excusas» y falta de «voluntad política por intereses económicos». «Si se gasta un millón de euros en un puente para linces, también se pueden buscar soluciones para la venida de la Virgen», considera una de sus representantes, Estela Morales, que también advierte que las expropiaciones son normales en estos casos, una cuestión de «interés general» y tumba el argumento de los accesos a las fincas ya que «cambios de sentido los hay en todas las autovías españolas».

Tampoco el presunto daño medioambiental que el desdoble podría provocar a un entorno tan sensible como Doñana convence ya a todo el mundo. «El gasoducto es más problemático que un desdoble y no se quita», argumenta Lidia Suárez, que recuerda que «una cola de una hora y media de coches es más contaminante que el tráfico fluido». Otras voces apuntan incluso a la existencia de la autovía que atraviesa el Parque Natural de Los Alcornocales, en la provincia de Cádiz, un ejemplo para muchos de la combinación ideal entre sostenibilidad e infraestructuras modernas y seguras.

Sobre las críticas del primer teniente de alcalde de Almonte a la plataforma, sus miembros aseguran sentir «indignación y mucha rabia». «Mencionaban a Bollullos una y otra vez como si fuéramos unos intrusos, cuando la plataforma es de todo el Condado e incluso de Sevilla», lamentan, seguros de que la intención del PSOE Almonteño es «enfrentar a los pueblos», algo que «no van a conseguir, porque nosotros no tenemos ningún problema con la gente de Almonte». «No estamos interfiriendo en los intereses de Almonte, estamos hablando de la carretera, y en la carretera hay intereses de todo el Condado», zanjan.

El desdén y los «plantones» que dicen haber recibido por parte de la alcaldesa de Almonte, amén de la actitud de la Junta, que «nos toreó», no desaniman a estos ciudadanos, que cuentan entre otros con el apoyo de Juan José Cortés y que están realizando, entre otras acciones, recogidas de firmas de apoyo al desdoble que, siguiendo los pasos requeridos, presentarán ante la Junta de Andalucía.

Mientras, y en tanto se desarrollan los nuevos estudios, que supondrán la lógica inversión de tiempo y dinero público, la Junta de Andalucía acometerá próximamente, según se anunció en julio, obras para la mejora de la vía con una inversión rayana al millón de euros que se dedicarán al asfaltado y ampliación de las intersecciones con los caminos rurales. «Unos parches», aseguran desde la plataforma, que considera que la administración autonómica lo que hace es «marear la perdiz».