La madre de Miguel Ángel Domínguez, este martes
La madre de Miguel Ángel Domínguez, este martes - Alberto Díaz
CRÍMENES ALMONTE

La familia de las víctimas de doble crimen de Almonte lanza un SOS a la Fiscalía de Huelva

Presenta un escrito en el Ministerio Público en el que pide amparo y solicita que intervenga ante los ataques e insultos que el entorno de Miguel Ángel Domínguez y su hija María vienen sufriendo

AlmonteActualizado:

La familia de Miguel Ángel Domínguez y su hija María (ocho años), asesinados de forma brutal en abril de 2013 en Almonte en un caso que sigue abierto, ha lanzado un SOS a la Fiscalía de Huelva -como recurso in extremis- para que trate de esclarecer y poner fin al rosario de ataques, insultos y difamaciones del que -afirman- vienen siendo objetivo tanto el pueblo como en vía virtual, a través de redes sociales.

«Es descabellado. Ninguna institución está actuando ante a este acoso y derribo que venimos sufriendo. ¿Dónde se ha visto que una familia de dos personas cruelmente asesinadas, con más de 150 puñaladas, se tenga que defender de acusaciones, difamaciones e injurias?». Aníbal Domínguez, hermano y tío de las víctimas, se lamenta de la situación «de desamparo judicial e institucional» en el que considera que se encuentra la familia, lo que les ha llevado a presentar un escrito ante la Fiscalía en la que piden amparo al Ministerio Público.

«No podemos consentir - ha incidido- que se mire para otro lado, que nos dejen desamparados, consintiendo que cualquier energúmeno se le ocurra decir que soy el asesino de mi hermano».

Tanto Domínguez como la mujer y madre de las víctimas, Marianela Olmedo, vienen denunciado desde 2017 ante la Guardia Civil los insultos y las acusaciones de que son objeto, procedentes algunos del entorno de la ex pareja de Olmedo –según ha afirmado-, único encausado que fue absuelto, y piden que se investiguen en profundidad.

En este punto, han remarcado que en el caso de Laura Luelmo hace unas semanas se detuvo a dos personas por ataques similares en redes sociales, mientras que en su caso, no se ha producido movimiento alguno hasta la fecha.

«Tenemos que movernos, ir dónde tengamos que ir, buscando justicia y buscando paz. Somos las víctimas de este tremendo crimen – ha subrayado Olmedo- y que encima tengamos que aguantar esos insultos, que nos culpen a nosotros de los asesinatos de nuestros seres queridos el entorno del absuelto, no es justo, que nos dejen con nuestra pena, que tenemos la vida arruinada, y que nos dejen en paz».

La madre de la pequeña quiere exhumar el cuerpo de la víctima, que no pudo hacer durante una investigación que considera ya «cerrada», para «cumplir la última voluntad de su padre y mi deseo, tenerla en casa conmigo»