Vista de la Flecha o Nueva Umbría de Huelva
Vista de la Flecha o Nueva Umbría de Huelva - Alberto Díaz
TURISMO

La Flecha de El Rompido de Huelva, referencia para coleccionistas de puestas de sol

Empresas de la zona ofrecen travesías por la desembocadura del Piedras, con degustación de vinos del Condado y gambas de Huelva

Huelva Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Historias de piratas que surcaban las aguas atlánticas para saltar a la península ibérica en su esquina suroeste y, desde el Castillo de San Miguel (Cartaya) y las torres almenaras de la zona se daba aviso de la presencia de los invasores.

Huellas de los pescadores que durante tres décadas del pasado siglo llenaron de vida y actividad la almadraba de Nueva Umbría (Lepe) -hoy en proyecto de rehabilitación-, el que fuera durante años el centro de captura de atunes más importante de la zona.

Aquí, en la desembocadura del Piedras, se suceden relatos y páginas de la historia de uno de los enclaves marineros más singulares de Andalucía, que mira al mar frente el Paraje Natural Marismas del Piedras y Flecha de El Rompido, manteniendo su esencia, aspecto que se convierte en uno de los principales atractivos para el turista que busca sol apartado de grandes masas, la mejor gastronomía y naturaleza.

En este espacio único en toda España, La Flecha o Nueva Umbría, una lengua de arena que discurre paralela a la costa - una orilla, al río, l a otra al mar abierto- a lo largo de unos diez kilómetros de playa virgen que crece cada año, los atardeceres que dibujan el cielo con colores de combinación imposibles en otros lugares forman parte de su oferta turística desde tierra o recorriendo sus aguas.

Cruzar a la Flecha para pasar un día de playa en un lugar casi virgen, en el que la marea saca a su antojo pequeñas islas en su bajada y las hace desaparecer cuando se llena, puede hacerse a pie, a través de un sendero litoral desde El Terrón- La Antilla, o en barco, con una barcaza que ofrece servicios (tres euros) para cruzar de forma continua durante los meses de verano.

Para los coleccionistas de puestas de sol y aquellos turistas que quieren vivir la experiencia del atardecer desde el agua, observando paisajes dunares, entre escenas marismeñas y el paso de aves, hay empresas que realizan una travesía en barco, de una hora y media de duración, justo a la hora en la que el sol comienza a despedirse hasta desaparecer en el horizonte.

Alguna de estas empresas, cuya travesía parte del muelle de El Rompido, incluyen en el precio una muestra de la gastronomía de Huelva, con vino del Condado y gambas de la Costa, haciendo parada en mitad del río. Otras opciones incluyen un viaje en velero que puede alquilarse para grupos reducidos.

Contemplar desde la ría la espectacular puesta de sol, es una experiencia que merece la pena disfrutar en vacaciones.