Pozo ilegal en el entorno de Doñana
Pozo ilegal en el entorno de Doñana - ABC
AGRESIÓN

El guarda fluvial atacado el viernes recibe el apoyo de las instituciones

El delegado del Gobierno en Andalucía anuncia que las inspecciones serán reforzadas por la Guardia Civil y advierte de la gravedad de atentar contra un funcionario público

AlmonteActualizado:

El agente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) que el pasado viernes fue presuntamente retenido e increpado por un grupo de personas en el término municipal de Lucena del Puerto mientras realizaba su labor de supervisión y control de pozos ilegales en el entorno de Doñana, ha recibido en las últimas horas numerosas muestras de apoyo y solidaridad de distintos representantes de las distintas administraciones públicas y de la Plataforma en Defensa de los Regadíos del Condado.

El delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, además de transmitir «todo el apoyo y solidaridad» del Gobierno central al guardia, ha anunciado que, a partir de ahora, los agentes destinados a esta actividad de inspección contarán con el apoyo de la Benemérita. Así, el delegado indicó que se va a establecer «un sistema específico de colaboración entre la CHG y la Guardia Civil, de forma que esas inspecciones irán reforzadas por miembros del Instituto Armado».

En este sentido, Gómez de Celis explicó que «estos agentes actuarán en la detención inmediata de cualquier acto violento contra cualquier funcionario público», al tiempo que advirtió que «el atentado contra cualquiera de ellos tiene penalidades mayores» por suponer un delito contra la autoridad.

Desde el Gobierno central también llegó el «cariño, solidaridad y apoyo» de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, quien defendió la importancia de «fortalecer la vigilancia ambiental y, entre otras actuaciones, clausurar los pozos ilegales cuanto antes» en respuesta a la petición de la CHG, que reclamó ayer la colaboración de la Subdelegación del Gobierno en Huelva y del Ayuntamiento de Lucena del Puerto para el cierre de 77 pozos ilegales en su término municipal.

Lo ocurrido al agente fluvial es «completamente intolerable en cualquier circunstancia y con respecto a cualquiera» y pone de manifiesto la importancia de fortalecer la vigilancia ambiental y clausurar los pozos ilegales cuanto antes», publicaba la ministra en una red social.

Por su parte, el consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, Rodrigo Sánchez de Haro, realizaba un llamamiento a «la colaboración de todos» para «conservar los recursos naturales» en el entorno del Espacio Natural de Doñana y recordaba la necesidad de que el sector agrícola desarrolle «una agricultura sostenible».

«Tenemos que colaborar todos y por supuesto los agricultores también», advertía el consejero, quien destacó la importancia de que «se agilice el trasvase de 15 hm3 por las necesidades hídricas que tiene la provincia» de Huelva.

En cuanto a la Plataforma en Defensa de los Regadíos del Condado, su presidente, Cristóbal Picón, condenaba el ataque sufrido por el agente fluvial, una acción que «enturbia y empeora» las reivindicaciones de la plataforma que se encuentra inmersa en «negociaciones para arreglar las cosas». «Estos actos se cargan el trabajo de la plataforma y la credibilidad de los agricultores» por lo que Picón insistió en censurar «cualquier acto que se salga del margen legal y que no haya sido convocado» por la misma.

Por otro lado, la Asociación de Agentes de Medio Ambiente de Andalucía (AAMAA) ha pedido a la Fiscalía que investigue de oficio una serie de mensajes que fueron difundidos a través de un grupo de WhatsApp el día de los hechos. En los mensajes se daban indicaciones sobre la posición del agente hostigado y se animaba a acudir a su encuentro.

El guarda fluvial, que el pasado viernes fue presuntamente rodeado y retenido por un grupo de vecinos de Lucena cuando se encontraba cumpliendo con sus labores de inspección de pozos en este término municipal, tuvo que ser asistido por la Guardia Civil. Después del suceso, ha permanecido ingresado en un hospital durante cuatro días y en este momento continúa bajo tratamiento médico en su domicilio.