La Virgen del Rocío con las galas del Centenario de su Coronación Canónica
La Virgen del Rocío con las galas del Centenario de su Coronación Canónica - Miguel A. Jiménez
El Rocío 2019

La historia del Rocío: el origen de la Romería

La muestra de fervor mariano más universal nació en un rincón de Andalucía y se ha dispersado, a lo largo de unos ocho siglos, por todo el mundo

El Rocío 2019: Toda la información de la Romería

AlmonteActualizado:

¿Qué tiene la devoción rociera que ha logrado concitar el fervor de tantos miles de personas por todo el mundo? ¿Cómo se convierte la Romería del Rocío en la más multitudinaria? Sin duda, hay mucho de misterio, de leyenda, pero también de ubicación estratégica, en la historia del Rocío y de la gran fiesta de fe y convivencia que supone la romería en honor a su titular, la Virgen del Rocío, que en el pasado fue conocida como Nuestra Señora de las Rocinas.

Así es nombrada en las primeras referencias que existen sobre la imagen, anteriores a las que en principio databan el hallazgo de la Virgen por un cazador o un pastor allá por el siglo XV en un paraje del término de la Villa de Almonte. Concretamente y según las evidencias documentales, todo indica que fue el rey Alfonso X El Sabio quien tras la conquista de los territorios de Niebla en 1262 –a los que pertenecía la Villa de Almonte-, pudo haber mandado construir la primera ermita consagrada a la Blanca Paloma entre 1285 y el 1300.

Existen numerosas referencias en los años siguientes a la existencia de la iglesia dedicada a Santa María de las Rocinas y comienza a destacar su buena situación, tanto por enclavarse en un coto de caza muy apreciado como encontrarse en un cruce en el que confluyen caminos muy transitados por los lugareños.

Este parece ser un motivo fundamental que contribuyese a la propagación inicial de la devoción a la Blanca Paloma, cuya ermita queda fijada en territorio almonteño después de que un 25 de febrero de 1400 las autoridades de Niebla y Sevilla eligieran precisamente el pequeño templo para rubricar el documento que delimita los términos municipales de Almonte, Manzanilla, Villalba e Hinojos.

En 1653, el pueblo de Almonte proclama a Santa María de las Rocinas como Patrona de Almonte y tras esta asunción pública la Blanca Paloma comienza a ser conocida como Rocío. También se acordó la celebración de una serie de cultos, concretamente, unas fiestas solemnes con misa y sermón que en sus primeros momentos se desarrollaba el 17 de septiembre, con motivo de la Fiesta de la Natividad de María y de la festividad del Dulce Nombre de María. No es hasta 1758 que las Reglas de la Hermandad Matriz de Almonte fijan los cultos coincidiendo con Pentecostés.

Sea como sea, la devoción rociera se fue extendiendo primero por los pueblos circundantes y más tarde, hacia Andalucía, el resto de España e incluso fuera de las fronteras nacionales. Sólo hay que fijarse en la filial de Bruselas para constatar el alcance del fervor por la Blanca Paloma, cuya fe se profesa incluso al otro lado del Atlántico.

Las primeras filiales hunden sus raíces más allá del siglo XVII. Villamanrique, Pilas, La Palma del Condado, Moguer y Sanlúcar de Barrameda son las más antiguas y a ellas se fueron sumando otras muchas a lo largo de los siglos hasta llegar a las 124 de este 2019, con la reciente admisión de Garrucha, Sabadell y Baeza.

La Coronación Canónica de la Virgen del Rocío, efeméride de la que este año se celebra el centenario, supuso un punto de inflexión para el crecimiento de la devoción rociera al que hay que sumar la visita del Papa San Juan Pablo II en 1993, el espaldarazo más importante que esta expresión de fe mariana vendría a recibir en el siglo XX, época de mayor crecimiento de la devoción rociera difundida al mundo entero gracias también a los medios de comunicación. Sus hoy célebre invitación - «¡Que todo el mundo sea rociero!»- se ha convertido en una máxima que muchos han seguido.

En 2013 y con motivo del bicentenario del Rocío Chico, el Rocío celebró su primer Año Jubilar y en este 2019 disfrutará del segundo de su historia. Será este sábado de Romería de 2019 cuando se procederá a la apertura de la Puerta Santa.

El crecimiento de la devoción rociera, su difusión mundial y el aumento exponencial del número de filiales ha convertido la celebración de la Romería del Rocío en un prodigio de organización y de colaboración de las administraciones públicas, que deben velar por el bienestar y la seguridad del millón de personas que se agolpan en la aldea almonteña durante los días de peregrinación y también del entorno que atraviesan los peregrinos en su camino de fe a los pies de la Blanca Paloma, Doñana, un entorno único con el que la devoción rociera protagoniza una simbiosis histórica e indeleble.