Vista de una parte de la playa de Pumta Umbría - ABC
Sucesos

Un hombre armado con un cuchillo siembra el pánico en pleno día en un chiringuito de Punta Umbría

El hombre arrebató el cuchillo a un empleado para atacar a un vendedor ambulante y cruzó el restaurante con el arma en la mano entre decenas de familias que llenaban el local

Actualizado:

Gritos, carreras y llantos se sucedieron ayer domingo en un conocido chiringuito de Punta Umbría, cuando un cliente cruzó el restaurante armado con un cuchillo de grandes dimensiones, provocando minutos de pánico entre la clientela.

Era la hora de la comida y los tres salones del establecimiento -situado a pie de playa justo a la entrada del municipio costero- se encontraban absolutamente ocupados. En la zona de la terraza, un vendedor ambulante de playa se acercó a una de las mesas, en la que se encontraban tres jóvenes, para ofrecerles sus productos, como había hecho anteriormente con otros clientes.

Tras reprender al vendedor, uno de los jóvenes se fue al interior del restaurante, arrebató de sus propias manos un cuchillo jamonero a uno de los empleados del establecimiento y dio la vuelta en dirección a la terraza, blandiendo el arma, entre las mesas repletas de clientes, con decenas de familias y niños.

«Ha sido de esas situaciones que ves en las noticias o en una película y nunca te llegas a imaginar en la realidad. Nunca vi algo igual», relata a ABC uno de los clientes que fue testigo de la escena. En ese momento, hubo familias que echaron a correr, con los pequeños llorando, mientas otras personas se quedaban bloqueadas o entraban en pánico. Los servicios de emergencia recibieron decenas de llamadas en pocos minutos, alertando de la situación y reclamando la presencia policial.

Aunque uno de los camareros se enfrentó al hombre para quitarle el cuchillo, después continuó persiguiendo al vendedor, que huyó del restaurante para tratar de refugiarse en un establecimiento cercano. Fuentes consultadas por ABC han indicado que el vendedor resultó herido en el cuello, aunque oficialmente no se conoce su paradero.

El hombre armado y sus acompañantes abandonaron el lugar en sus vehículos, iniciándose una persecución que no duró mucho. La Guardia Civil los interceptaba minutos después entre las urbanizaciones Punta Mar y Las Dunas y los detuvo, ofreciendo los arrestados una fuerte resistencia.

Los tres hombres, naturales de Sevilla, pasarán a disposición judicial con los cargos de resistencia a agente de la autoridad, amenazas y lesiones, ha confirmado la Guardia Civil.