Cristina Medina, candidata de los independientes almonteños ofreció una comparecencia ante las puertas del Ayto. para tratar la subasta del campo de golf de Matalascañas
Cristina Medina, candidata de los independientes almonteños ofreció una comparecencia ante las puertas del Ayto. para tratar la subasta del campo de golf de Matalascañas - Miguel A. Jiménez
Tribunales

Indignación en la clase política almonteña por el destino del campo de golf de Matalascañas

Independientes esperará la documentación necesaria para «estudiar acciones» mientras que PP y Mesa de Convergencia apuestan por llegar a un acuerdo con el antiguo arrendatario para evitar la subasta

AlmonteActualizado:

Las declaraciones de José Antonio López Casas, titular de Doñana de Silva Golf y hasta enero arrendatario del campo de golf de Matalascañas, han caído como una bomba en la opinión pública almonteña y especialmente entre los partidos políticos, inmersos como estaban en la campaña electoral que culmina hoy. No en vano, López Casas no dejó dudas acerca del destino de una instalación que alquiló en 2012 y que subastará tras ejecutar la hipoteca que él mismo adquirió y refinanció para librar al campo de golf del embargo de la entidad bancaria, como explicó ayer, por los impagos del Ayuntamiento de Almonte.

Ahora es él el que carga con la deuda de una instalación que tuvo que cerrar en noviembre de 2016 por los problemas con el riego a causa de la «nefasta calidad de las aguas» y de la que dejó de ser arrendatario en enero de 2018, sin que la alcaldesa, según aseguró, le respondiera a una sola de las misivas en las que reclamaba soluciones.

Así las cosas y sin ocultar su perplejidad ante la situación que se ha desencadenado con uno de los activos turísticos y deportivos más prometedores de Almonte, Partido Popular, Mesa de Convergencia e Independientes por Almonte, que concurre por vez primera a unas elecciones en este municipio, han pasado esta última jornada electoral analizando la situación y tratando de arrojar algo de luz al destino del primer campo de golf ecológico que se abrió en España.

El candidato popular, Matías Medina, ha expresado su malestar por el trance y por la «falta de humanidad y de gestión» de una «señora que nos ha gobernado durante cuatro años». «Se nos escapa cómo es posible que una señora que ha estado gobernando un pueblo como Almonte, con un problema como el que tenemos con el turismo, ni siquiera le haya dado una respuesta a este señor», planteaba Medina, con la reciente pérdida de la bandera azul que ostentaba Matalascañas aún presente. «Es del todo inadmisible».

Medina aseguraba a ABC que han sufrido el «oscurantismo» del equipo de Gobierno a lo largo de toda la legislatura y que en ningún momento se les ha dado información sobre lo que estaba ocurriendo con el campo de golf. No obstante, el popular coincide con la candidata de Mesa de Convergencia, Rocío del Mar Castellano, en su voluntad de encontrar una solución que preserve «un recurso que tenía nuestro municipio, que estaba abierto y verde y que ahora está cerrado y es un patatal», lamenta Castellano.

«Entre la mala gestión de unos y otros, una cosa que era un recurso nos va a costar entre ocho y nueve millones a los almonteños», según calculan en Mesa de Convergencia, que apuesta por sentarse con López Casas, «ver cuál la dimensión del problema e intentar darle solución» porque «no podemos perder un recurso como este».

Por su parte, Cristina Medina, candidata de Independientes por Huelva-Almonte, recuerda que en un debate electoral celebrado el pasado 16 de mayor la alcaldesa, Rocío Espinosa, hizo «unas revelaciones hasta la fecha desconocidas y ocultadas a la ciudadanía respecto al campo de golf de Matalascañas, que fue comprado siendo alcalde Francisco Bella y ella también integrante del equipo de Gobierno, desvelando la señora Espinosa que el campo de golf nunca tuvo autorización de riego».

Medina destaca que esto nunca fue asumido en el juicio en el que se le pedían a Francisco Bella responsabilidades penales por la compra-venta de la instalación y que «pone de manifiesto» que «se compró un campo de golf con un vicio oculto que conocían el anterior alcalde, Paco Bella, y ella, las dos caras de la misma moneda, maestro y discípula». También se habría ocultado, según Independientes, en las valoraciones que los técnicos municipales, la Diputación Provincial y la empresa vendedora realizaron del expediente.

«Se ocultó el hecho de que no disponía de licencia de riego, se ocultó un dato relevante del objeto del contrato, que lo hacía inviable para la explotación de la actividad, y todo ello en contra de los intereses del pueblo», advierte Cristina Medina, quien aseguró que cuando tengan todos los documentos «necesarios», estudiarán el «ejercicio de acciones».