Laura Luelmo, en una imagen de su perfil de Twitter - TWITTER
Asesinada en Huelva

Laura Luelmo, pintura, fotografía y compromiso: «Te enseñan a no ir sola»

La joven publicó en su perfil de Twitter un mensaje en el que señalaba que a las mujeres les enseñana protegerse, pero nadie enseña a los «monstruos a no serlo»

La Guardia Civil detiene al hermano gemelo del vecino de Laura Luelmo

Bernardo Montoya, detenido por la muerte de Laura Luelmo confiesa que abandonó a la joven desangrándose

Sevilla/ HuelvaActualizado:

Laura Luelmo tenía 26 años cuando murió, hace cinco días. La encontraron semidesnuda, entre unos matorrales. Con signos de violencia en su cuerpo. Uno de sus mensajes en la red social Twitter decía: «Te enseñan a no ir sola por sitios oscuros en vez de enseñar a los monstruos a no serlo, ESE es el problema».

Laura Luelmo, joven profesora de Zamora que buscó un futuro profesional en Huelva, era maestra de dibujo. Ella misma publicaba en sus redes sociales lo que iba pintando. También sus fotografías. En su perfil de Twitter se ve cómo, además, era una muejr comprometida con la causa feminista. No solo por el mensaje sobre «Te enseñan a no ir sola». La última ilustración que publicó en esta red era precisamente sobre el 8 de marzo, Día de la Mujer.

La joven, originaria de Zamora, pese a su juventud, llegó a estar en el museo de la Biblioteca Nacional, en Madrid, haciendo caricaturas «cervantinas». Era abril de 2016. La propia Biblioteca Nacional felicitaba a Laura: «Las caricaturas de Laura son todo un éxito».

Caricatura de Laura Luelmo
Caricatura de Laura Luelmo- ABC

El perfil de esta joven artista y profesora es una sucesión de muestras de cariño con sus amigas y familia. Lo normal en una chica de su edad. Y de mensajes con más o menos intención. Lo que, probablemente no fueran más que comentarios del día a día, hoy se lee con otros ojos: «Resurgiendo lentamente, uniendo burbuja a burbuja pretendo llegar crear una agradable capa de espuma». Es uno de sus mensajes. «No hay nada mejor que un abrazo con tu mejor amiga», republicó en otro momento.

Laura Luelmo, fotógrafa y pintora

La joven profesora no solo dibujaba. También hacía fotografías. Prueba de ello son las publicaciones en su perfil de Instagram. En el mismo se pueden ver tomas de varias ciudades españolas. «Disfrutando de la vida» es ima de las etiquetas que usaba con frecuencia cuando publicaba alguna foto o dibujo. Zaragoza, Biarritz, Portugal, Vejer...

Ver esta publicación en Instagram

Venice. #instaart #memories #venice #venezia #venecia #unatardededomingo #drawing #draw #arte #art #artist #blackandwhite #dibujos #sketchbook #landscape #italia #italy #gondolas

Una publicación compartida de Laura Luelmo (@laura.luelmo) el

Luelmo, que pasó unos días este verano entre Cádiz, Portugal y Sevilla (donde fotografió la Plaza de España), también publicó varios dibujos en Instagram. Desde creaciones abstractas a recreaciones de cuadros clásidos como «El Grito» de Munch, a cuadros más personales, como un retrato de su abuelo o un paisaje de Zamora.

Ver esta publicación en Instagram

Abuelo. . . #portrait #retrato #retratos #art #arte #artist #paint #painting #drawing #draw #colour #color #acuarela #watercolour #grandad #abuelo #cincosentidos

Una publicación compartida de Laura Luelmo (@laura.luelmo) el

La vida de Laura Luelmo

La joven profesora Laura Luelmo era una mujer viajera, alegre, estudiosa y comprometida, según recuerdan familiares y compañeros de trabajo. Hija de padres funcionarios, él ingeniero agrónomo en Agricultura de la Junta de Castilla y León en Zamora recién jubilado y ella trabajadora en el servicio de Empleo de Zamora, Laura Luelmo estudió al igual que su hermano y su hermana en el colegio Sagrado Corazón de Jesús de Zamora.

Posteriormente hizo Bellas Artes en la Universidad de Salamanca y allí descubrió sus dotes como caricaturista y retratista y la vocación por el dibujo que le llevó a cubrir la plaza de profesora de Plástica en el instituto Vázquez Díaz de Nerva (Huelva) al que llegó la semana anterior a su desaparición.

Ver esta publicación en Instagram

Plaza España , Sevilla. #landscape #photography #landscapephotography #urban #sevilla #andalucia #unpoquitodesur #sky #colourful #beautiful #arquitectura #architecture #sevillatieneuncolorespecial

Una publicación compartida de Laura Luelmo (@laura.luelmo) el

Durante su etapa de estudios de graduado en Salamanca tuvo la oportunidad de participar en un intercambio con la universidad mexicana de las Américas de Puebla y compatibilizar sus dos pasiones: la pintura y viajar, tal y como señaló en su perfil de la red Linkedin.

Tras concluir sus estudios universitarios, Laura Luelmo continuó su formación y para ello no le importó viajar a otros lugares de España como Valencia, donde hizo un máster para especializarse como profesora de Secundaria y Bachillerato en dibujo.

Tras realizar diversos trabajos como ilustradora, diseñadora y fotógrafa, Laura Luelmo decidió orientar su trabajo hacia la docencia y para ello preparó las oposiciones de profesora, que consiguió aprobar, aunque sin plaza.

Por ello, no dudó en incorporarse como docente al colegio concertado Nuestra Señora del Rocío de Zamora para cubrir una sustitución por baja por maternidad.

En este centro del barrio de San José Obrero de Zamora estuvo Laura Luelmo hasta que hace unas semanas la llamaron para cubrir una vacante en la localidad onubense de Nerva.

Pese a que irse a Huelva significaba dejar de estar cerca de su familia y de su novio, un piloto de motocross de Villabuena del Puente, Laura Luelmo aceptó marcharse a más de quinientos kilómetros de distancia de su ciudad con el fin de seguir en la bolsa de empleo de docentes de Andalucía.

Ver esta publicación en Instagram

Carcajada. Oil on canvas 60x60 . . . #colour #colours #paint #painting #laugh #shout #interpretation #art #oilpainting #canvas #colourful #arte #oleo #lienzo

Una publicación compartida de Laura Luelmo (@laura.luelmo) el

A finales de noviembre se despidió de sus compañeros del colegio zamorano y unos días después, el pasado 4 de diciembre, se incorporó al instituto de Nerva.

Unos días más tarde, por mediación de otra compañera profesora, se instaló en la casa de El Campillo de la que salió el pasado día 12 a primera hora de la tarde, para salir a correr antes de su desaparición que ayer concluyó con el trágico hallazgo de su cuerpo.