Dos excavadoras en el entorno del Parque Nacional de Doñana
Dos excavadoras en el entorno del Parque Nacional de Doñana - EFE/WWF
Proyecto Marismas Occidental

La ministra de Medio Ambiente autorizó el gas en Doñana

Teresa Ribera firmó el permiso para el proyecto Marismas Occidental en 2010

SevillaActualizado:

La nueva ministra de Medio Ambiente, Teresa Ribera Rodríguez, fue el alto cargo que autorizó el proyecto de extracción y almacenamiento de gas natural en el entorno del Parque Nacional de Doñana que tanto denosta el Gobierno de Susana Díaz .

Teresa Ribera firmó la autorización del proyecto Marismas Occidental, el primero de los cuatro en los que está dividido el proyecto total, el 13 de septiembre de 2010 cuando era la Secretaria de Estado de Cambio Climático Climático en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, siendo ministro Miguel Sebastián. En esta autorización no se identificaron ni se valoraron los riesgos asociados a la inyección de gas en el subsuelo, según consta además en un informe del CSIC.

Esta autorización era imprescindible para permitir a Gas Natural desarrollar el proyecto de almacenamiento y extracción de gas en el entorno del Parque y se sumó a la que en el mes de noviembre de 2010 hizo el Gobierno de José Antonio Griñán. El Ejecutivo andaluz firmó la Autorización Ambiental Unificada y, en julio de 2011 votó a favor de este proyecto en el consejo de Participación de Doñana que dio luz verde al almacén de gas.

La historia del proyecto del almacenamiento de gas en el Parque está jalonada de aprobaciones por parte del Gobierno andaluz que ha ido progresivamente aprobando los cuatro proyectos en los que se ha dividido: Marismas Occidental -que fue el primero-, Marismas Oriental, Saladillo y Aznalcázar. Un planteamiento que desde Podemos Andalucía consideran que es una «estrategia burocrática» para que el proyecto salga adelante.

En septiembre de 2016, el portavoz del Gobierno de Susana Díaz decía públicamente «que no hay elementos jurídicos ni instrumentos legales para paralizar el proyecto porque está fuera del espacio protegido». Meses después se crea la plataforma Salvemos Doñana que hace una gran presión contra el proyecto.

Así, en julio de 2017, Susana Díaz amenaza con ir a los tribunales si el Gobierno central no paralizaba el proyecto de gas en Doñana. En noviembre de ese año, el Defensor del Pueblo pidió al Ministerio de Agricultura que evaluase de manera conjunta los cuatro proyectos además de suspender los trabajos del proyecto Marismas Occidental. Desde entonces, el Gobierno andaluz se ha sumado a las voces que piden la paralización del proyecto hasta tal punto que Susana Díaz dio su tradicional mensaje de Fin de Año de 2017 desde el Parque Natural.

Pedir perdón

La diputada de Podemos Mercedes Barranco mostraba su indignación por el papel jugado por Teresa Ribera. «La ministra tiene que pedir perdón y tiene una deuda enorme con Andalucía porque por su culpa ha salido adelante este proyecto. Tiene que reconocer su tremendo error y paralizar inmediatamente la extracción del gas en Doñana».

Resulta curioso destacar que, en este momento, coinciden plenamente los discursos del Gobierno andaluz y de Podemos ya que ambos demandan una declaración conjunta de impacto ambiental de los cuatro proyectos de extracción de gas en Doñana.

De hecho, ha sido la primera petición que el consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, ha hecho al nuevo Gobierno de Pedro Sánchez. «Confío en que el nuevo Gobierno comparta las tesis del Gobierno de la Junta en cuanto al rechazo. Es un rechazo que hace toda la sociedad andaluza a excepción del PP. No queremos que se convierta el entorno de Doñana en un almacén subterráneo de Gas Natural. Es un asunto muy mediático e importante, y estoy seguro de que estaremos en la misma línea. Habrá que ver como se hace, pero no me cabe duda de que así será».