Vista exterior del penal de Huelva
Vista exterior del penal de Huelva - ABC
Seguridad

Nuevo incendio en la cárcel de Huelva provocado por un interno peligroso

Acaip demanda a Instituciones Penitenciaria soluciones a la situación al tratarse del tercer siniestro que registra el penal en solo cuatro meses

Actualizado:

Un interno de la prisión de Huelva que padece «graves problemas psiquiátricos» ha provocado un incendio en el módulo de aislamiento en el que se encontraba, por el que ha tenido que ser trasladado a un centro hospitalario, dos funcionarios han tenido que recibir asistencia médica y se ha llevado a cabo el desalojo del ala afectada.

El recluso ha utilizado su propia ropa para provocar el siniestro, el segundo incendio que se registra en el penal en apenas tres semanas y el tercero desde octubre pasado.

El interno ha prendido fuego a sus prendas tras colocarlas detrás de la puerta de la celda que ocupaba en aislamiento, y los funcionarios de vigilancia han actuado de forma inmediata tras detectar el siniestro, sacando a cinco internos que ocupaban el mismo ala del autor en aislamiento –que ha sido derivado a urgencias del hospital de referencia- , y sofocando el incendio.

El sindicato Acaip ha destacado «la magnífica actuación» de los funcionarios del área de vigilancia, que «poniendo en riesgo su propia integridad física, han salvado la vida de al menos a cinco internos de alta peligrosidad», y han conseguido desalojar «en tiempo récord» esa zona del módulo.

El autor del siniestro se encontraba en aislamiento después de intentando causar un incendio en enfermería, desde donde arrojó ropa ardiendo al patio.

El sindicato ha lamentado que este tipo de siniestro «se está convirtiendo en algo demasiado habitual en las prisiones españolas, mientras que los funcionarios de prisiones tenemos una escasa formación para extinción de incendios». De hecho, ha concretado, la prisión de Huelva no fue elegida para la realización de un curso de extinción de incendios el pasado año.

«En cualquiera de los casos la habitualidad y la gravedad de las situaciones que se han producido en estos tres meses –ha subrayado-, nos hace pensar que ni siquiera la subsanación de esta carencia formativa sería la solución ya que los funcionarios no somos bomberos, y nos estamos enfrentando a situaciones en las que literalmente nos estamos jugando la vida».

Problemas mentales

En este punto, Acaip ha demandado a la Administración Penitenciaria que «aporte soluciones más eficaces que hagan reducir este tipo de incidentes y no exponga de esta manera la vida de trabajadores».

A esta carencia, ha sumado el aumento de personas que ingresan en prisión con graves problemas psiquiátricos, y estima que la población reclusa con problemas mentales ronda el 30%, «llegando a ingresar en penales personas que han sido condenadas con medidas de seguridad no privativas de libertad porque no existe sitio donde internarlas».

Ante este panorama, ha afirmado la organización, la Administración Penitenciaria reduce el déficit de facultativos en los centros y más concretamente en la penitenciaría de Huelva, donde después de tres meses desde el envenenamiento de sanitarios, «sigue sin realizarse consultas por la falta de facultativos y no puede hacerse un seguimiento adecuado del estado sanitario de la población reclusa, ni mucho menos de internos con estas graves patologias . Circunstancia que al menos reduciría el riesgo que se produjera este tipo de situaciones».