La patera encallada en la costa de Matalascañas a mediodía de este domingo
La patera encallada en la costa de Matalascañas a mediodía de este domingo - ABC
Inmigración

Una patera con varias decenas de personas encalla en la playa de Matalascañas

Unos 23 inmigrantes, una de ellas embarazada, permanecen en el cuartel de la Guardia Civil del núcleo costero mientras los agentes intentan localizar al resto de los ocupantes de la embarcación, que se cree portaba entre 30 y 40 personas

AlmonteActualizado:

Una embarcación procedente de la costa africana encalló a mediodía de ayer en la playa de Matalascañas, en un punto situado a unos cinco kilómetros aproximadamente del núcleo costero en dirección a la localidad gaditana de Sanlúcar de Barrameda. Fuentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado aseguraron ayer a ABC de Sevilla que manejaban una estimación de que en la embarcación viajaban entre 30 y 40 personas. Todas ellas habrían desembarcado cuando la pleamar provocó que la barca fuera empujada hacia la zona de costa del Parque Nacional de Doñana, donde no existen precedentes de llegadas de pateras. En ese momento, los ocupantes iniciaron su incursión tierra adentro para intentar cambiarse de ropa y disimular su procedencia.

Al cierre de esta edición, sólo 23 de los inmigrantes habían sido localizados y trasladados al Cuartel de la Guardia Civil del núcleo almonteño, donde permanecieron durante todo el día mientras los agentes practicaban las diligencias establecidas en los protocolos que imperan para este tipo de situaciones.

Interior de la patera
Interior de la patera - ABC

La patera, según los cálculos de los agentes, debió tocar tierra alrededor de las dos de la tarde, teniendo en cuenta el desarrollo de las mareas durante el día de ayer. Fue un bañista que se encontraba en la playa de Matalascañas disfrutando de la jornada dominical quien dio aviso a la central de la Benemérita en Huelva cuando dos personas de color se aproximaron a él para solicitarle abundante comida y agua. El ciudadano, extrañado por la actitud de estas dos personas, decidió ponerlo en conocimiento de las autoridades que acudieron a la zona y localizaron en pocos minutos la embarcación varada unos metros más allá de donde se encontraba el bañista.

Entre las 23 personas que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado habían conseguido localizar al final de la jornada, se encontraban dos niños y dos mujeres, una de ellas embarazadas. De los 23 migrantes, dos son de nacionalidad senegalesa y el resto, marroquí. Según fuentes consultadas por ABC, los ocupantes de la patera habrían desembolsado una cantidad de 1.600 euros por persona para ser trasladados a Europa desde África en la barcaza en la que se encontraron varios bidones, bolsas con restos de comida y algunos chalecos salvavidas.

Todos los inmigrantes localizados presentaban síntomas de deshidratación y hambre. El Ayuntamiento de Almonte se hizo cargo de las primeras atenciones a estas personas proveyendo agua y alimentos. La alcaldesa de la localidad, Rocío del Mar Castellano, y varios concejales del equipo de Gobierno se trasladaron hasta el cuartel de la Guardia Civil del núcleo costero almonteño mientras los agentes intentaban identificar a los migrantes -no portaban documentación, algo habitual en este tipo de casos-, y localizar al resto de los integrantes del grupo, que, según las fuentes consultadas, estarían dispersos por Matalascañas y por el interior del Parque Nacional de Doñana, tratando de no ser interceptados por los agentes.

Las personas que así lo solicitaron recibieron atención sanitaria mientras que a última hora del día se incorporaron voluntarios, médicos y ambulancias de Cruz Roja Española.

El único antecedente en la zona es la interceptación de una lancha neumática en la que viajaban dos personas de nacionalidad marroquí. Fue el 7 de enero de 2011 y ambos fueron rescatados antes de tocar suelo español.