Rocío del Mar Castellano, alcaldesa de Almonte
Rocío del Mar Castellano, alcaldesa de Almonte - Miguel A. Jiménez
AYUNTAMIENTOS

Rocío del Mar Castellano, alcaldesa de Almonte

La candidata de Mesa de Convergencia obtiene el apoyo de los 12 ediles del PSOE, PP e Independientes por Huelva-Almonte y envía a Paco Bella a la oposición

AlmonteActualizado:

La candidata de Mesa de Convergencia, Rocío del Mar Castellano, ha sido investida hoy alcaldesa de Almonte tras darle su apoyo los 12 concejales de los grupos del PSOE, del PP y de Independientes por Huelva-Almonte, después de las arduas negociaciones que han mantenido en los últimos días –y horas-, los representantes de estas formaciones. En virtud de su decisión, la lista más votada, la del ex alcalde Francisco Bella Galán, que concurrió a las elecciones con su propio partido, Ilusiona, pasa a la oposición con nueve concejales.

El pleno de investidura se ha desarrollado con gran tensión. Partidarios de Paco Bella se apostaban desde temprano a las puertas del Ayuntamiento y en el interior del Salón de Plenos, abucheando, insultando e interrumpiendo los discursos de los portavoces de los distintos grupos políticos cuando intentaban justificar la decisión tomada, decisión que todos han basado en la necesidad de diálogo, de entendimiento y de colaboración, de compromiso y de primacía del interés general.

Cuando llegó el turno de Francisco Bella, este culpó al resto de compañeros de haber provocado «por odio» la situación de crispación y «fractura» con un pacto «anti natura». «El Gobierno va a tener diferente criterio y la oposición, el mismo. Es el mundo al revés», considera Bella, que advirtió que «la fuerza de los votos del pueblo la tiene ilusiona». «Vosotros veréis. Estáis fracturando Almonte y la respuesta está ahí fuera», sentenció en referencia a los gritos y abucheos que podían oírse desde el salón, prueba, a su juicio, de que «le han quitado la ilusión al pueblo y el pueblo no os lo va a perdonar». En la plaza frente al Ayuntamiento no se congregaban más de 70 personas.

Francisco Bella Galán, portavoz del grupo munciipal Ilusiona
Francisco Bella Galán, portavoz del grupo munciipal Ilusiona - Miguel A. Jiménez

El cónclave comenzó como es preceptivo con la conformación de la mesa de edad, la lectura de la normativa y los juramentos o promesas de los 21 concejales que forman el arco plenario almonteño. A continuación, se procedió a la votación, en secreto y con urna, como indica la Ley y tras finalizar, el recuento arrojó el resultado esperado por lo que había trascendido de las negociaciones establecidas por todos los grupos a excepción de Ilusiona: 12 votos para Rocío del Mar Castellano; nueve –los de sus concejales- para Francisco Bella.

Así, Castellano era declarada alcaldesa en un momento que ella declararía minutos después como «uno de los más importantes de mi vida» pero «agridulce y triste». «Por primera vez en la historia de este pueblo cuatro fuerzas políticas se han puesto de acuerdo para sacar al pueblo del atolladero en el que se encuentra», explicaba, «pero no puedo estar feliz por la ola de insultos» que ha recibido en estos días, amén de amenazas. «Una sociedad que se comporta así es una sociedad enferma cuyas actuaciones no llevan a nada bueno», salvo a la «desgracia», advertía, para a continuación explicar de nuevo –ya lo había hecho la secretaria municipal- que el sistema de elección de alcalde o alcaldesa según el Régimen Local establece que es investido aquel que obtenga el apoyo del mayor número de concejales –como ha sido el caso- o en su defecto, la lista más votada. Esta es, por tanto, siempre, la segunda opción.

En cualquier caso y pese a admitir que había acudido «con miedo a esta investidura», Castellano prometió poner «el 200% de mi empeño en hacer que el pueblo sea mejor de lo que es en todos los sentidos», enumerando cualidades como el respeto, la tolerancia o el feminismo. «Creemos en el trabajo con el resto de grupos dejando de lado nuestras diferencias y primando lo más importante», afirmaba, y hacía hincapié, dispuesta a despejar cualquier duda, que no es «el odio» lo que ha motivado la composición del nuevo Gobierno. «Yo no odio a nadie de este Pleno», diferenciando este concepto de la falta de confianza o de la discrepancia política.

Nuevo gobierno del Ayuntamiento de Almonte
Nuevo gobierno del Ayuntamiento de Almonte - Miguel A. Jiménez

Rocío del Mar Castellano recordó que se avecinan grandes acontecimientos para el pueblo de Almonte que necesitarán de una «mirada larga» y adelantó que va a ser «la alcaldesa de todos los almonteños, incluso de aquellos que me están insultando y amenazando». «Quedo a vuestro servicio», zanjó antes de levantar la sesión.

Un acuerdo de 2+2

El acuerdo establecido entre los distintos grupos políticos almonteños a excepción de Ilusiona fija un reparto temporal de la Alcaldía, cuya responsabilidad recaerá en Rocío del Mar Castellano durante los dos primeros años para luego pasar al representante socialista que se determine.

También habrá de dilucidarse en los próximos días cómo queda el reparto del resto de competencias de Gobierno, aunque todo indica que se hará de forma equitativa teniendo en cuenta la representatividad de cada grupo político.