Un alijo incautado en una playa de Huelva
Un alijo incautado en una playa de Huelva - ABC
Narcotráfico

«El Yeyo», «socio» en Huelva de la macroorganización desarmada por la Guardia Civil en Andalucía

Se encuentra en busca y captura desde octubre de 2017, cuando iba a ser detenido por orden de la Audiencia Nacional

HuelvaActualizado:

Sergio Mora Carrasco, apodado como «El Yeyo», uno de los narcos onubenses que controlan la entrada de droga por la ruta de Huelva, es el principal «socio» de la macroorganización desarmada el pasado fin de semana por la Guardia Civil en Andalucía, una red asentada en el Campo de Gibraltar que venía operando desde Málaga a la provincia de Huelva, pasando Sevilla a consecuencia de la presión policial en el litoral gaditano.

Fuentes próximas a la investigación han confirmado a ABC que el eslabón del grupo en suelo onubense es Mora Carrasco, en busca y captura desde el otoño de 2017, cuando huyó de Huelva poco antes de que la Audiencia Nacional ordenara su detención por una causa que se encontraba en instrucción y había sido declarada secreta.

De hecho, la Audiencia Nacional desplegó un fuerte operativo por aire y tierra que se saldó con al menos diez detenidos, pero no pudo localizarse a «Yeyo», del que no ha vuelto a saberse nada hasta ahora, cuando la Guardia Civil lo incluye en el grupo desarticulado por tráfico de personas y drogas. De momento, se han practicado 19 detenciones y se han intervenido 6.274 kilos de hachís en tres alijos en la Bahía de Algeciras, el río Guadalquivir y en Isla Cristina (Huelva).

«Yeyo», tuvo su primera condena por narcotráfico en 2009 y entró en prisión justo cuando estaba a punto de dar el salto al Mundial de Class1, la Fórmula 1 del Mar, después de haberse despuntado como líder en pruebas precedentes.

El hombre que se hizo conocido por la Fórmula 1 del Mar es el segundo traficante de Huelva sobre el que pesa una orden de búsqueda. Cuatro años antes, en agosto de 2013, José Manuel Canela Vázquez, alias «Ferramache», se dio a la fuga cuando se encontraba en tercer grado penitenciario y se hizo firme una sentencia de la Audiencia Nacional que lo mandaba de nuevo a prisión por 12 años y siete meses.