El insostenible gasto de la igualdad

Feministas y ecologistas se juntan en el último descubrimiento de la Junta: un encuentro sobre «ecofeminismo»

SEVILLA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Cuando se junta el mundo feminista y el mundo ecologista da lugar al ecofeminismo, un término al parecer acuñado en 1974 por la francesa Francoise d'Eaubonne, y que ayer decidió rescatar la Junta de Andalucía. La administración autonómica (que aplica la perspectiva de género en todas sus políticas aunque luego el resultado siga siendo mucho más paro femenino que masculino) ha decidido ponerlo en boga. Ayer inauguró en un hotel de lujo sevillano unas jornadas (que hoy seguirán) bajo el título «Encuentro sobre feminismo: una mirada de género al medio ambiente». Más de doscientas mujeres analizaron el asunto.

No faltó de nada en las jornadas. Había servicio de ludoteca, con dos jóvenes animadoras sociocultuares inflando globos y cuidando de los pequeños de las asistentes. Y también, además de café, regalito: una mochila de cuero con agenda reciclada y lápiz de diseño. A ese gasto hay que añadirle el de las publicaciones que han hecho para conmemorar tan importante evento: «una guía sobre comunicación socioambiental con perspectiva de género» en papel cien por cien reciclado y otra más pequeña sobre las jornadas en sí.

Nada más llegar el propio consejero de Medio Ambiente intentó explicar de qué iba a aquello: «es la voluntad de la Junta de poner en marcha una mirada de género en el medio ambiente. Una mirada relacionada con la sostenibilidad y la igualdad porque la desigualdad también es insostenible».

Fertilidad

Y luego, ya una vez que se subió a la tribuna siguió por esos derroteros con algunas perlas difíciles de entender. Sin ir más lejos habló del componente de la fertilidad en el medio ambiente sin aclarar si se refería a la reproducción de especies protegidas o de las propias mujeres, algunas de las cuales (las que estaban el público) llegaron a soltar algún bostezo.

Luego le tocó a Mar Moreno cuyo discurso tampoco estuvo exento de frases para recordar: «Ecologismo y feminismo comparten partidas de nacimiento», aseguró la titular de Presidencia que reivindicó el estado del bienestar como «la gran construcción del feminismo». Y arremetió contra el sistema mezclándolo con otros temas lejanos al feminismo y la ecología. Dijo que el mercado financiero «jamás ha respetado la parada biológica o protegido a las mujeres ante la violencia» y vaticinó que como las políticas sociales son caras «la fiesta de la igualdad se ha terminado».Moreno terminó con otra frase: «estamos en un momento delicado. Hay que regar el tronco porque si no, va a haber una poda».

Pero el plato fuerte de la jornada era Marcela Lagarde de los Ríos, profesora de Antropología y Sociología de la Universidad de México, que aseguró que el feminismo es «parte de toda política que se llame progresista, de izquierdas o de compromiso social» y que se opone «al pensamiento único, impositivo y autoritario». En su ponencia dejó otra frase digna de reproducir: «la lectura feminista del paradigma de desarrollo humano sustentable permite considerar un acuerdo básico con sus planteamientos, principios y objetivos y la necesidad de incorporar a su epistemología, la perspectiva sintetizadora, integral y compleja: género-clase-edad-etnia-raza, capacidad, así como de condición legal, situación pacífica o de conflicto, zona devastada o próspera, cultura y mundo»... Si le ha interesado la explicación, hoy prosiguen las jornadas.