<a href="">Los jabalíes buscan alimentos en los campos de golf de Mijas. </a> - ABC

Los jabalíes de Mijas quieren ser Tiger

Reclaman a la Junta un plan de choque para proteger los campos de golf de los daños que causan los jabalíes

MÁLAGA Actualizado:

Los jabalíes de Mijas quieren tigres. No un tigre cualquiera, sino Tiger Woods. Tanto, que se han convertido en tema político en la localidad malagueña de Mijas. Las incursiones de estos animales en los campos de golf y en las urbanizaciones de la localidad ha llevado al PP a pedir un plan de choque a la Junta de Andalucía y a la Subdelegación del Gobierno ante el daño que puedan ocasionar a los vecinos y a la industria turística de la zona.

El concejal del PP de Mijas y diputado provincial, Manolo Navarro declaró que ha enviado tanto al alcalde, Antonio Sánchez, como a la Delegación Provincial de la Junta y la Subdelegación del Gobierno central, diversos escritos advirtiendo de la necesidad de adoptar medidas urgentes para frenar las citadas incursiones de jabalíes.

El edil popular mostró fotografías tomadas tanto en los campos de golf de Mijas Golf como de Cerrado del Aguila, «que desde hace tres o cuatro semanas están sufriendo importantes destrozos que han dejado inutilizados dos hoyos en el primero y seis de los del segundo». Navarro consideró que estos sucesos suponen «un grave atentado para la industria del golf, de vital importancia para Mijas, que absorbe el 10 por ciento de todo el turismo del golf de Andalucía».

Además, advirtió de las situaciones de riesgo que conllevan estas invasiones de animales, probablemente provocadas por la falta de alimento, «puesto que este último viernes han llegado incluso a atacar a dos perros de caza que tenía un vecino del Puerto de los Gatos en su propiedad, dejándolos en muy mal estado», explicó el concejal, quien insistió en que «el PP pide seguridad para los vecinos y para sus bienes y propiedades».

Según señalaron varios vecinos a este periódico, este fenómeno «no había pasado nunca. de vez en cuando se habían visto algunos ejemplares que bajaban de la Sierra de Mijas, pero nunca por zonas urbanas». Uno de ellos explicó que observó a un ejemplar comiendo las flores de uno de los campos de golf del municipio y expresó su temor porque se pudiese producir un ataque grave, ya que «son animales salvajes».