Puerta del Sol en el yacimiento. Justo por el centro pasará la luz solar al amanecer
Puerta del Sol en el yacimiento. Justo por el centro pasará la luz solar al amanecer - abc
ARQUEOLOGIA

Recrean en Jaén un amanecer con 2500 años

El equinoccio de otoño permite al sol reencontrarse con la diosa de la fecundidad en el yacimiento ibérico de Puente Tablas

Actualizado:

El largo viaje del sol por el espacio y su íntima relación con la tierra. El cambio de estaciones y la fertilidad de las tierras, las cosechas y la caza. Asuntos que se escapaban a la comprensión de los hombres antiguos que las adaptaron a sus creencias y que fijaron en sus calendarios los momentos cíclicos que indicaban que todo marchaba bien. Así los antiguos iberos adoptaron el rito de recibir al sol del equinoccio de otoño para bañar con sus primeros rayos a la dios de la fecundidad y que ésta les fuera propicia. Un ritual que se perdió en la noche de los tiempos pero que ha sido rescatado por el Instituto Universitario de Arqueología Ibérica que volverá a recrearlo junto a  la Puerta del Sol del yacimiento de Puente Tablas

Así que desde el 20 de septiembre y  hasta el 25 del mismo mes, los arqueólogos recrearan los «efectos del equinoccio de otoño en la excavación del «oppidum» (ciudad íbera) de Puente Tablas, ofreciendo a todos los interesados una excelente oportunidad para vivir una demostración de este rito íbero asociado al calendario solar. Hay que recordar que con el cierre de la campaña de excavaciones el pasado marzo en el «oppidum» salió a la luz el descubrimiento de un santuario de inspiración oriental de casi 300m2 repartido en tres terrazas, que estarían dedicadas al culto oracular de una deidad femenina.

En la zona, que representa una de las ciudades fortificadas iberas más características de Andalucía, construida en el siglo VII a.C., también se encontraron otros materiales asociados a rituales religiosos como huesos de animales, cenizas, elementos químicos como el azufre y otros materiales carbonizados como semillas o madera, gracias a los cuales se puede conocer más sobre la cultura de los íberos.

Este santuario ibérico urbano, el mayor descubierto hasta el momento, está muy próximo a la puerta donde ya se halló una estela con la representación de una diosa de la fecundidad, con los brazos esculpidos sobre el vientre y marcas de una tiara y un manto. Además, la diosa parece sostener entre las manos un disco solar con el que recibiría la luz, aunque estos efectos ya se hayan perdido por la erosión.

Ahora, coincidiendo con el equinoccio de otoño y gracias al dispositivo que se ha levantado en la Puerta del Sol por el equipo de investigación se puede recrear experimentalmente este ritual íbero asociado al Sol. En estas fechas, cuando amanece la luz solar pasa justamente por el centro del corredor de la puerta y su luz ilumina por completo la estela antropomorfa de la diosa, empezando por la cabeza y terminando en los pies sin que se ilumine su entorno, que queda en penumbra por una cuestión de cotas. Luego, la disposición de la propia puerta provoca que a medida que el Sol va ascendiendo caiga la sombra sobre la estela, provocando el ocultamiento de la misma y creando un efecto mágico de «aparición y desaparición de la diosa». Este encuentro solar representa la unión mística y divina entre el dios masculino que simboliza el Sol y la diosa femenina, representada en la piedra.

La demostración tendrá una duración aproximada de 45 minutos y podrá presenciarse durante el amanecer entre los días 20 y 25 de septiembre.