La dotación de riego para el olivar asciende a 1.350 metros cúbicos por hectárea
La dotación de riego para el olivar asciende a 1.350 metros cúbicos por hectárea - ABC
Medio ambiente

El agua de riego del Guadalquivir, a punto de agotarse por la sequía que sufre Andalucía

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir advierte del riesgo de agotar el volumen de agua fijado para riegos

Jaén Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un informe de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) fechado en julio advierte de que si continúan los consumos y desembalses para las zonas agrarias se agotará el volumen máximo a desembalsar, fijado en 1.200 hectómetros cúbicos. El documento aclara que los desembalses realizados desde abril en el sistema de regulación general para atender las demandas de riego superan ampliamente a los realizados durante el año anterior. La razón es que la escasez de precipitaciones y escorrentías durante la primavera ha obligado a realizar desembalses para poder atender las demandas de las distintas zonas regables.

La Confederación, que destina en torno al 87% del agua que desembalsa a ganadería y agricultura, aclara que el año hidrológico no ha sido meteorológicamente normal. La pluviometría media registrada durante los 9 primeros meses del año hidrológico 2016-2017 en el conjunto de la cuenca del Guadalquivir ha sido inferior en un 11% a la media histórica correspondiente a este período. Sólo en los meses de noviembre y marzo se han superado los valores normales de pluviometría media en la cuenca, en tanto que han sido muy secos diciembre y, especialmente, enero.

La Confederación resalta que aunque el déficit pluviométrico no ha sido significativamente acusado en comparación con su media histórica, la distribución espacial y temporal de las lluvias ha motivado que las aportaciones a los embalses hayan sido muy inferiores a las que se registran en un año medio. Así, las aportaciones propias a los embalses de la cuenca del Guadalquivir hasta el 30 de junio de 2017 fueron de sólo 1.237 hectómetros cúbicos, valor inferior en un 15% a la registrada el pasado año en igual período (1.458 hectómetros cúbicos) y en un 64% a la aportación media histórica de estos meses (3.432 hectómetros cúbicos).

Respecto a la evolución de las reservas embalsadas, el año hidrológico 2016-2017 se inició con un volumen total de 3.967 hm3, lo que representaba un 48,8% de la capacidad disponible. La situación ha empeorado sustancialmente 12 meses después. Así, hace 3 días, el pasado 26 de septiembre, el volumen de agua embalsada ascendía a 2.682 hectómetros cúbicos, el 32,98% de la capacidad de los pantanos. Es decir, 24 puntos por debajo de la media del período comprendido entre 2007 y el ejercicio actual.

Los desembalses en la cuenca del Guadalquivir fueron aprobados por el Ministerio de Agricultura en una reunión en la que se fijó en 5.500 metros cúbicos por hectárea la máxima concesión establecida en las zonas regables, con las excepciones de Salado de Morón y río de Corbones por la falta de recursos hídricos almacenados. En la misma reunión, la comisión acordó fijar 45 hectómetros cúbicos para riegos extraordinarios de superficies de regadío en precario que cuenten con infraestructuras de riego adecuadas. Las dotaciones fijadas, empero, fueron inferiores a las del ejercicio hidrológico anterior. En concreto, 10.000 metros cúbicos por hectárea para el arroz, 1.350 metros cúbicos para el olivar y un máximo de 3.500 metros cúbicos por hectárea para el resto de cultivos.