Dirigentes del Sindicato Andaluz de Trabajadores muestran carteles alusivos al acuerdo
Dirigentes del Sindicato Andaluz de Trabajadores muestran carteles alusivos al acuerdo - ABC
AGRICULTURA

Un banco entrega al SAT una finca ocupada en 2017

El acuerdo alcanzado permite a los jornaleros recoger la aceituna sin pagar contraprestaciones a la entidad financiera

Javier López
JaénActualizado:

El Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) y el BBVA han alcanzado un acuerdo para que el colectivo jornalero explote una finca agraria de 74 hectáreas propiedad de la entidad financiera. El olivar, situado a una legua de la capital jiennense, fue ocupado durante más de un año por decenas de campesinos, desalojados el pasado mes de mayo por orden de la autoridad judicial.

Antes de su expulsión, los campesinos llevaron a cabo labores agrícolas en la finca, abandonada desde 2012. El SAT resalta al respecto que durante la ocupación recogieron aceituna, elaboraron aceite de manera artesanal y restauraron el cortijo. Tareas que, a su juicio, evidenciaron que era posible generar trabajo en latifundios abandonados.

En esas fechas el SAT llevó a cabo varios desalojos en propiedades del BBVA. Así, ocupó otra finca enCabra de Santo Cristo y un invernadero enAlmería. Las ocupaciones motivaron que los servicios jurídicos del banco mantuvieran una reunión con la organización campesina en la que se acordó la posibilidad de firmar un contrato para recoger la aceituna durante la próxima campaña. El acuerdo se firmó el 21 de septiembre en Madrid.

El SAT se ha comprometido a realizar asambleas en todos los pueblos de Jaén para dar conocer este acuerdo a los trabajadores, así como a abrir una bolsa de empleo en la que se integren personas dispuestas a trabajar en la recogida de la aceituna de esta parcela y de otras fincas abandonadas en manos de los bancos.

En lo que respecta a la de Jaén, el contrato autoriza al SAT a recoger la aceituna de la finca y a realizar labores previas de suelos y limpieza sin tener que pagar ninguna contrapartida económica al BBVA. Todo el beneficio que se obtenga en la recogida será para quien trabaje en ella, asegura la formación jornalera, que consideramos una «pequeña victoria» el desenlace. Sería grande, aclara, si consiguiera gestionar miles de hectáreas de campos de cultivo andaluces que están en manos de la banca.

«Hemos demostrado que solo luchando se consiguen las cosas. Si mañana Andalucía entera se levantara y se pusiera a luchar como lo hemos hecho en el cerro, los terratenientes, la corrupción, la siniestralidad y la explotación laboral, la pobreza y la injusticia tendrían sus días contados», expone el SAT, que responsabiliza de la situación a la Junta de Andalucía y al PSOE porque durante la crisis no han sido capaces de conseguir que las fincas de la banca reviertan en los trabajadores para que cumplan una función social.