Pablo Casado y Juanma Moreno, en el acto de Jaén
Pablo Casado y Juanma Moreno, en el acto de Jaén - ABC
Elecciones de Andalucía 2018

Elecciones andaluzas: Casado denuncia que el dinero de los andaluces financia el independentismo catalán

El presidente nacional del Partido Popular pide a Sánchez que convoque elecciones tras el varapalo de Bruselas a los presupuestos

JaénActualizado:

El presidente nacional del PP, Pablo Casado ha pedido a la presidenta de la Junta de Andalucía que haga público su criterio respecto a las concesiones económicas del Gobierno central a la Generalitat. El dirigente popular ha denunciado que mientras la presidenta calla el dinero de los andaluces recala en Cataluña para financiar el independentismo.

En concreto, el máximo dirigente del PP ha asegurado en el marco de un desayuno informativo de Europa Press y la Fundación Cajasol que mientras 1.600 millones de euros adicionales de fondos del Estado han acabado en manos del presidente catalán, Quim Torra, el Gobierno socialista obstaculiza la reforma del modelo de financiación que beneficiaría a la comunidad autónoma andaluza.

Para Casado, Andalucía vive inmersa en una etapa negra desde que la gobierna el PSOE. De la que saldrá, ha anunciado, tras las elecciones autonómicas del próximo 2 de diciembre. En este sentido, ha asegurado que si gana el candidato popular, Juanma Moreno, el nuevo gobierno hará en 40 días lo que no han hecho los socialistas en 40 años porque desarrollará una batería de iniciativas que incluyen una revolución fiscal y cambios en la sanidad.

En otro orden, el presidente popular ha exigido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que convoque elecciones o se someta a una moción de confianza tras admitir el de que no aprobará los presupuestos generales del Estado, que, además de no contar con los apoyos necesarios en el Congreso, han sido cuestionados por la Comisión Europea.

Al respecto, el dirigente popular ha aludido al varapalo de Bruselas al borrador pactado entre el Gobierno socialista y Podemos, dado que la Comisión, según ha expuesto, considera que las cuentas presentadas se fundamentan en datos falsos sobre previsión de ingresos y en una deficiente planificación de gastos.