Pistolas simuladas utilizadas por los presuntos atracadores
Pistolas simuladas utilizadas por los presuntos atracadores - ABC
Sucesos

Roban con 2 pistolas simuladas 17.000 euros al empleado de un supermercado de Jaén

La Policía Nacional ha detenido a uno de los presuntos atracadores tras un registro en su domicilio

Javier López
JaénActualizado:

El trabajador de un supermercado ha sido atracado en Jaén cuando accedía a una entidad financiera para ingresar la recaudación, que ascendía a 17.000 euros. En ese momento, le abordaron 2 hombres con el rostro cubierto que le apuntaron con sendas pistolas. Como la víctima se resistió, uno de ellos le propinó un golpe con la culata que le dejó aturdido. Los atracadores, tras robarle el dinero, huyeron, pero uno de ellos ha sido detenido.

Las armas utilizadas en el atraco eran simuladas, según ha aclarado la Policía Nacional, que inició la investigación tras la denuncia presentada en la comisaría de Jaén por la víctima, quien apenas pudo dar detalles físicos de los asaltantes a los agentes porque uno cubría su cabeza con un casco integral de motocicleta y otro llevaba un pasamontaña.

La Policía Nacional ha destacado que la víctima, a pesar de ser intimidada, se enfrentó a los delincuentes hasta que recibió un culatazo en la cabeza, lo que le aturdió. Tendido en el suelo e indefenso, los presuntos autores le arrebataron el bolso y se dieron a la fuga a pie por las calles colindantes al lugar de los hechos.

Tras recibirse la llamada de auxilio en la sala operativa del 091, se desplazaron a la vía donde se había producido el robo varias dotaciones de seguridad ciudadana e investigadores de diferentes brigadas policiales que tomaron testimonio a diversos testigos. Asimismo, interrogaron a la víctima, quien les manifestó que todo sucedió cuando se disponía a trasladar hasta el banco el dinero obtenido por el supermercadoen cuatro días de trabajo.

La reconstrucción del asalto propició pistas a los investigadores, quienes coligieron que el trabajador del supermercado no había sido elegido improvisadamente, sino que el atraco había sido planificado. Lo asaltantes habían realizado lo que en argot policial se denomina una espera, que consiste en acechar a la persona para posteriormente robarle.

El operativo diseñado por la brigada de policía judicial les permitió reunir suficientes pruebas e indicios para identificar a los presuntos autores, por lo que solicitaron a la autoridad judicial autorización para la entrada y registro en la vivienda donde sospechaban que hallarían las armas utilizadas en el asalto.

Una vez que los agentes accedieron al domicilio del presunto atracador junto a funcionarios judiciales le detuvieron al encontrar numerosas pruebas relacionadas con los hechos investigados, entre ellas las 2 armas simuladas utilizadas presuntamente en el asalto.