El concejal Hernández Pezzi, en una de sus comparecencias ante los medios
El concejal Hernández Pezzi, en una de sus comparecencias ante los medios - abc
Sesión municipal

Las «salidas de tono» de Hernández Pezzi, el concejal que va por libre

El edil independiente equipara una imagen de San Juan Bosco en una plaza de Málaga con un monumento a la pederastia

Actualizado:

El concejal no adscrito en el Ayuntamiento de Málaga, Carlos Hernández Pezzi, es una «rara avis» dentro de la política local. Incorformista, deslenguado, y políticamente incorrecto, Pezzi ha vuelto a protagonizar un nuevo episodio polémico con sus declaraciones, esta vez a cuenta de la estética de las nuevas plazas urbanas creadas por el Ayuntamiento. El edil ha asegurado a los periodistas que no le gustaba la escultura que presidía la plaza de la barriada de Olletas, con una imagen del fundador de los  de los Salesianos, San Juan Bosco, junto a dos menores. «No sé si es un homenaje a los Salesianos o a la pederastas», aseguraba poco antes de que su comentario incendiara las redes sociales y levantara protestas en el Obispado.Hernández Pezzi ha reaccionado quitando importancia a sus declaraciones, «era una elucubración, un momento de la crítica hacia el monumento, que es muy feo», aseguraba, para añadir que no deseaba entrar en polémicas con nadie y «si es necesario pedir disculpas, se piden».No es la primera vez que Pezzi se descuelga con comentarios hirientes o ingeniosos, dirigidos especialmente a los dirigentes políticos de la ciudad. Su condición de concejal No Adscrito tras abandonar hace un año las filas del PSOE le hace ir por libre tanto en sus posiciones como en sus propuestas políticas. En la misma comparecencia del jueves pidió al alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, que siguiera el ejemplo del Rey y «abdicase en su sucesor».El alcalde es una de las dianas preferidas en su mordaz crítica, como cuando le propuso ducharse juntos para ahorrar agua después del episodio protagonizado por el regidor de cronometrarse en la ducha para demostrar los escasos litros que gastaba en el aseo diario. En la misma comisión municipal llegó a decir que él, con los 11 litros que gastaba el alcalde, sólo podía lavarse «las partes pequeñas».En la campaña electoral, donde figuró como número dos de la candidatura socialista, ya desplegó todo su ingenio al comparecer provisto de pequeños muñecos de series infantiles. Al alcalde lo comparó con un pitufo con bastón «lesionado» y esgrimió la figura de un Bart Simpson en patinete para reflejar el dinamismo de los socialistas. Tras las últimas elecciones europeas y sin que nadie se lo preguntara, aseguró que había votado a Podemos, en un gesto de respaldo a esta formación que, dijo, «no son frikis ni bolivarianos».El futuro de Hernández Pezzi en la política local es incierto, aunque seguirá protagonizando en los próximos meses momentos singulares en el debate político. No tiene despacho y apenas participa en las comisiones municipales, por eso sus aportaciones se centran en las sesiones de pleno, y sobe todo en asuntos relacionas con el urbanismo -es arquitecto de profesión- y con los problemas sociales, como cuando reclamó una «Málaga socialmente inteligente» que actuara contra la pobreza.