Sanidad

Tensión en las urgencias: «Tuvimos que llamar a los vigilantes para que intervinieran»

Médicos del hospital Costa del Sol relatan los momentos de tensión vividos este fin de semana por el colapso de Urgencias

Actualizado:

Mientras los asesores de Susana Díaz preparaban el discurso con el que ayer confirmaba el adelanto de elecciones, y en el que se empeñaba en defender una sanidad pública casi idílica, los centros sanitarios andaluces volvían a registrar escenas de colapso en las Urgencias que derivaron en momentos de tensión. Uno de ellos fue el hospital Costa del Sol de Marbella, donde los médicos se vieron obligados a llamar a los vigilantes de seguridad al ser increpados por pacientes que llevaban varias horas esperando ser atendidos y que comenzaron a increparles.

Según explicó personal de este centro, de una frecuentación media de 280 pacientes al día, se ha pasado a unos 320 por la incidencia de la gripe, sin que se haya reforzado la plantilla de Urgencias y con la puesta en marcha de un nuevo plan de asistencia que -aseguran- está ralentizando las consultas.

Esta situación, según relataron las citadas fuentes, provocó que hubiese pacientes que esperaran hasta cinco horas y media simplemente para ser diagnosticados por un doctor. Plazo de tiempo que se alargaba hasta las 48 horas en los casos en los que el paciente debía ser ingresado por la falta de camas libres.

La demora en ser atendidos encendió los ánimos de algunos enfermos y familiares, que veían como los médicos debían ausentarse de las consultas para auxiliar a los pacientes que llegaban con un diagnóstico más grave.

«Tuvimos que llamar a los guardias de seguridad para que intervinieran», explicó uno de los facultativos consultados, quien mostró cierta comprensión por el malestar de los enfermos, que «no entienden el paseo de médicos de un lado para otro, pero deben saber que vamos a atender emergencias graves».

«Si la gente supiese que el sábado, por ejemplo, dos médicos no comieron y otro no cenó porque era imposible que pudiesen para de trabajar unos minutos», añadió la citada fuente.

Esta problemática se ha vivido en la inmensa mayoría de los hospitales malagueños y de la región, hasta el punto de que el personal de Enfermería del hospital Regional de Málaga celebrará hoy una jornada de huelga para denunciar la falta de personal.

El Sindicato de Enfermería (Satse), haciéndose eco de la denuncia de un ciudadano en Facebook, informó de que una sola enfermera atendió a 25 pacientes con enfermedades digestivas durante parte de la tarde del pasado viernes. «Posteriormente se incorporó una segunda enfermera que, estando descansando, acudió de forma voluntaria para echar una mano», manifestó en un comunicado

«Esta es la realidad, y los demás, es política», aseguraron desde el Sindicato de Médicos cuando se les preguntó por la situación de la sanidad andaluza, a lo que agregaron que «Andalucía “is different”».

El presidente de Sanidad de CSIF Málaga, Antonio Osorio, afirmó que «nos están llevando a la indigencia sanitaria», para añadir que el Gobierno andaluz «se mueve en una mentira continua».

Las organizaciones sindicales también reprocharon las condiciones en las que son contratados el personal del Plan de Alta Frecuentación: «Contrato de 15 días y al 75 por ciento de la jornada».