Sucesos

Detenidos por obligar a mendigar a sus trabajadores

Debían limpiar los aseos de áreas de servicio y también pedir dinero a los usuarios

Actualizado:

Tres personas han sido arrestadas por la Policía Nacional como presuntas autoras de un delito de trata de seres humanos con fines de explotación laboral así como por un delito contra los derechos de los trabajadores y extorsión en las ciudades de Murcia, Álava y Málaga.

El caso arrancó cuando la Unidad contra las Redes de Inmigración Ilegal y Falsedad Documental (UCRIF) de la Jefatura de Policía de la Región de Murcia tuvo conocimiento de la comisión de una serie de irregularidades llevadas a cabo por una empresa encargada del mantenimiento y limpieza de los aseos que se encuentran en el interior de los restaurantes de estaciones de servicio de diversas localidades españolas.

Los responsables de esta empresa contrataban a sus trabajadores, en su mayoría de origen búlgaro, en la ciudad de Orihuela (Alicante) para destinarlos no sólo a trabajos de limpieza en aseos de áreas de servicio sino además para pedir dinero a los usuarios de estos aseos, actividad que podría tildarse de mendicidad, de forma que semanalmente debían ingresar la cantidad de 250 euros, provenientes de las propinas que recibían, en una cuenta corriente de la empresa. En caso de no lograr esos importes, debían cubrir la diferencia con su propio dinero.

De las cantidades ingresadas por sus trabajadores, la empresa les pagaba un de unos 700 euros al mes con los que el propio empleado tenía que comprar sus productos de limpieza y, cuando deseaban dejar este empleo, debían abonar la cantidad de 1.800 euros a la empresa con el fin de que éstos tramitasen la correspondiente prestación por desempleo, explicaron las mencionadas fuentes.

Teniendo en cuenta que la misma empresa tiene concesiones en áreas de servicio de diferentes carreteras españolas, la investigación se extendió a otras provincias a través de la actuación centralizada de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, procediéndose a la detención de los responsables de la empresa, tres personas de nacionalidad española con edades comprendidas entre los 35 y los 43 años.