Pedro Martín Molina, fundador de Legal y Económico
Pedro Martín Molina, fundador de Legal y Económico - j.j.m.
ECONOMÍA

Pedro Martín Molina: «Duele ver a gente honrada arruinarse por la lentitud del proceso concursal»

La empresa Legal y Económico, referencia en la gestión de procesos concursales en España, abre sus oficinas en Córdoba como sede andaluza

Actualizado:

La administración concursal es un proceso prolijo sobre el que se ha instalado un estigma social que impide a los empresarios concurrir con garantías de éxito. Cuando se declara suele ser tarde y se pierden las bonanzas de esta herramienta que puede sacar a las compañías de los malos balances contables. «No hemos sabido inculcar que es la mejor herramienta para salir de una crisis», explica Pedro Martín Molina, fundador de Legal y Económico, empresa líder a nivel nacional en procesos concursales, que llega a Córdoba de la mano de Remedios Aranda Huertas, no sólo para convertirse en salvadores de empresas sino también para ayudar a las compañías de la región a salir al exterior con las mejores garantías de éxito.

¿Por qué van a abrir una sucursal en Córdoba?

Se trata de consolidar nuestro trabajo por comunidades autónomas y empezamos por Andalucía. También iremos al Levante y Barcelona. Aquí elegimos Córdoba porque los diferentes puntos equidistantes de oriente y occidente están a la misma distancia. Abrir en Andalucía primero es porque soy de Almería, pero también porque podemos acercar la empresa a los clientes, ya que carecemos de cercanía con ellos desde la sede central de Madrid, donde trabajan cuarenta personas entre abogados, economistas y auditores.

¿Qué metas se ha planteado con esta expansión hacia el sur?

Estamos consolidados como administradores concursales. Conocemos las empresas en el peor momento y eso nos ha llevado a saber usar los mejores mecanismos estructurales, económicos y jurídicos para que una compañía sea viable. Las empresas andaluzas tienen que salir fuera y nosotros, que vamos a abrir en Londres, Nueva York, Chile y Perú, queremos ayudar a salir al exterior a compañías creando una estructura que reporte riqueza a nuestro país exportando. Hay campos en los que trabajar en Andalucía.

¿Cómo han llegado a ser los líderes en los procesos de administración concursal?

El último proceso que llevamos a cabo es el de Banco Madrid, donde hemos terminado la fase común y se ha presentado el proceso de liquidación. Estimamos que en un año hayamos liquidado un banco con sucursales en toda España y con un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de 280 trabajadores a los que se le ha pagado más que en ningún otro ERE del sector bancario. También hemos llevado los procesos concursales de la familia Ruiz-Mateos, salvo Clesa y Dhul. Constructoras como Detinsa, Urbalia o Eurohouse. Iniciativas Deshi en Córdoba o Tino en Almería. En la mayoría de los procesos conseguimos convenio. Donde no podemos conseguir un convenio vendemos las unidades productivas, como en todas las empresas de Ruiz-Mateos.

¿Qué es lo más importante en un proceso de estas características?

Saber liquidar una empresa. Hace años en Deusto ya pedí que se creara un cuerpo de administradores concursales en España. Te tienes que involucrar para tratar de salvar la empresa. Si no se puede, debes liquidar de la mejor manera y salvar el mayor número de puestos de trabajo posibles vendiendo unidades productivas. El convenio permite funcionar aunque haya más quita.

¿Qué es lo más complicado en estos procesos?

Los más doloroso a nivel profesional es que las estructuras industriales se queden vacías o muertas. Personalmente lo peor es el despido de gente. Hay personas que han trabajado toda su vida y los ves como zombis. He llegado a tener infartos en mi despacho. Luego ves a otros que son caraduras, algunos están entre rejas como Ángel del Cabo o la familia Ruiz-Mateos, que conocedores de la Ley Concursal la han usado con mala fe. Te duele que gente honrada se arruine por una ley, que es muy lenta porque los recursos humanos de las oficinas son escasos. No hay suficientes oficiales para llevar un concurso, se demoran los plazos y al final acabas en liquidación.

¿Políticas como la Reforma Laboral o La Segunda Oportunidad han ayudado en los procesos concursales?

La Reforma Laboral ha ayudado mucho porque hay más agilidad, no se pierde tanto tiempo y no se generan costes excesivos. La Segunda Oportunidad era necesaria, ya que no hay derecho a que si una persona muere tenga que pagar toda su deuda. Ha llegado tarde porque muchas familias han sufrido embargos y dramas, pero ha llegado. Aunque haya requisitos para que no sea una barra libre, ahora existe la posibilidad de que una persona pueda comenzar a vivir después de la deuda.

¿Los procesos concursales en los últimos años van a mas o a menos?

Cada vez hay menos empresas en situación de insolvencia, que es la causa del concurso. Lo que está entrando en concurso está muerto, porque son pequeñas empresas que han aguantado con fondos propios y ya no pueden más. Las inestables desparecerán y quedará un mercado delimitado por sectores.