El gafitero haciendo una de sus obras en el soho de Málaga
El gafitero haciendo una de sus obras en el soho de Málaga - F. Silva
Arte urbano

Un Abascal feminista o un Picasso grafitero proclaman el amor de Málaga por el arte

El artista urbano italiano «TVBoy» retrata a varios personajes de la ciudad sobre la inscripción «Málaga Love Art»

Málaga Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Pasear por calle Vendeja es descubrir un nuevo grito sobre el amor de Málaga hacia el arte. La apuesta por desarrollar la capital sobre un pilar cultural no pasa desapercibida fuera de España. La oferta de museos, festivales y ahora el Teatro del Soho de Antonio Banderas están poniendo a Málaga en el centro del mapa cultural europeo. Los artistas llegan para crear en sus calles,el último ha sido el italiano «TVBoy».

Se trata de un grafitero conocido a nivel internacional. Artista urbano comprometido cuya obra no deja indiferente. En Málaga su intervención comenzó con cierta polémica. Dejó un grafiti en calle Especerías, una de las más céntricas, para denunciar «el discurso del odio misógino de Vox».

Se podía ver al líder nacional de este partido, Santiago Abascal, caracterizado con los colores morados y los símbolos de la lucha feminista. Una transgresión que duró poco tiempo. En solo unas horas, el dibujo de Abascal estaba tachado con pintura. Fueron las propias activistas del 8M –Día de la Mujer– las que reventaron esta obra de arte entre insultos inscritos en la pared contra la formación política.

Era el preludio de lo que estaba por venir. «TVBoy» se trasladó a calle Vendejas. El ensanche del puerto de Málaga, que ahora se llama barrio del Soho, trata de tomar un relieve cultural en la capital. Allí hizo cinco obras con caras conocidas de Málaga. Todas sobre la inscripción «Málaga Love Art» –Málaga ama el arte–.

Esta un Pablo Picasso grafitero sobre las letras verdes, con gorra y botes spray en sus manos, como si acabara de pintar. Igual que Antonio Banderas, cerca del lugar donde en otoño abrirá su teatro. Una brocha manchada de rosa es lo que sostiene Marisol, estrella malagueña de otro tiempo.

Está Chiquito de la Calzada en una de sus poses característica con un spray verde y también Dani Rovira, que esconde una brocha manchada de morado, mientras luce una camiseta de amor a los perros y se hace acompañar de uno de estos animales.

Cinco personajes para una nueva intervención de artistas urbanos de renombre en Málaga, donde aún colea la polémica por la que hizo el conocido Invader. Aquel que colocó sus mosaicos por toda la ciudad y que despertó los recelos al aparecer algunos en edificios protegidos. El Palacio Episcopal fue el Bien de Interés Cultural (BIC) que desató una gresca legal que sigue en los juzgados.