Guardia Civil en un servicio en un aeropuerto
Guardia Civil en un servicio en un aeropuerto - ABC
Abusos a menores

Abusa de la hija de una familia malagueña con la que vino a trabajar

Aprovechó que los padres salieron de la casa para hacer un recado y se quedaba a solas con pequeña de 10 años, que se lo contó todo a su madre cuando llegó

MálagaActualizado:

Como era habitual, había llegado para trabajar procedente del Francia, pese a no ser su país natal. Se alojó en el domicilio de una familia de la provincia de Málaga –no se determina el lugar exacto para preservar la identidad de la víctima–. Se encontraba residiendo temporalmente en la vivienda familiar de la víctima por motivos laborales comunes con el padre de la niña. No era la primera vez. Según la Guardia Civil, el individuo ya había residido con ellos en anteriores ocasiones, por lo que era plenamente conocido por la familia. Y se valió de esa confianza para abusar, presuntamente, de hija de solo 10 años de edad que tiene este matrimonio.

Agentes de la Guardia Civil detuvieron el pasado 13 de junio a un individuo de 50 años y nacionalidad confidencial –no se especifica porque no es común en la zona y podría llevar a identificar a la víctima–. Según el relato de los hechos aportado por la Benemérita, el hombre aprovechó una breve ausencia de los progenitores del domicilio, para realizar unos recados, para cometer el supuesto abuso.

Se quedaron a solas

Se quedó a solas con la menor en el domicilio de los padres de esta, donde residían todos, y abusó de ella. Al regresar los progenitores, la niña relató lo sucedido a su madre. Se inició una fuerte discusión entre la madre y el agresor, que finalizó cuando la mujer echó de la vivienda a este individuo. Actos seguido presentó denuncia de lo sucedido ante la Guardia Civil. La exploración policial de la menor resultó coherente y ordenada, dando los agentes credibilidad a los hechos ocurridos.

Los guardias civiles realizaron una serie de gestiones para localizar e identificar al abusador, dando como resultado que, tras la salida del individuo de la vivienda, huyó a Francia para evadir sus responsabilidades por los hechos cometidos. Una vez identificado plenamente, los agentes de la Emume (Equipo Menor-Mujer) se entrevistaron telefónicamente con el agresor en varias ocasiones, llegando a convencerle para que regresara a España de manera voluntaria y poder así responder legalmente de la denuncia.

Regresó de Francia

Se le requirió por parte de los investigadores para que pudiera ofrecer su versión de los hechos de manera legal. Finalmente, el pasado día 13 de junio, cuando llegó al aeropuerto de Málaga fue detenido por los guardias civiles que llevaban la investigación, siendo puesto a disposición judicial acusado de un delito de abuso sexual.

El Juzgado de Instrucción 4 de Málaga lo dejó en libertad tras tomarle declaración. Tendrá que acudir a sede judicial cuando sea requerido, ya que se le mantiene la imputación en esta causa. Pero la próxima visita será a un juzgado en la comarca de la Axarquía, ya que el tribunal de Málaga se ha inhibido en favor de uno de la zona donde se produjeron los hechos.

Violación en Marbella

Por otro lado, la Policía Nacional detuvo en Marbella el pasado sábado a un hombre de 38 años y nacionalidad iraní por una supuesta agresión sexual. El arrestado ha pasado este mediodía a disposición del Juzgado de Instrucción 2 de Marbella. La supuesta víctima se personó en un centro de salud de Mijas y dijo que había sido violada. Fue derivada al Hospital Costa del Sol al presentar «lesiones compatibles con dicha agresión sexual». En el hospital se activó el protocolo correspondiente.

Según la denuncia, la chica había finalizado su jornada de trabajo en un local de ocio nocturno la pasada madrugada del viernes al sabado, cuando un conocido se ofreció para llevarla a casa en coche. No obstante, aquel tomó un itinerario distinto y se excusó en que tenía que coger algo de dinero de su vivienda, en una urbanización de Marbella. Una vez en el domicilio del iraní, este le invitó entrar al inmueble, le sirvió una copa de alcohol -que ella rehusó-, aunque finalmente aceptó un zumo de frutas. Con la ingesta de la bebida la mujer comenzó a encontrarse indispuesta, mareada, además de paralizada.

Los hechos se consumaron dentro de la vivienda, donde la víctima habría sido sometida durante varias horas a prácticas sexuales no consentidas. Los investigadores de la Unidad de Familia y Mujer (UFAM) de Marbella lo arrestaron en las inmediaciones de su domicilio e intervinieron medicación y varios juguetes eróticos empleados, al parecer, durante la agresión.