Un pasajero mira los vuelos en el aeropuerto de Málaga
Un pasajero mira los vuelos en el aeropuerto de Málaga - Archivo
ANIVERSARIO

Aeropuerto de Málaga: cien años volando a la Costa del Sol

El aeropuerto de Málaga cumple su primer centenario convertido en referencia en España con más 400 millones de pasajeros

MálagaActualizado:

Fue el 2 de septiembre de 1919 la primera vez que un vuelo regular aterrizó en Málaga. Era el un avión de la compañía Lignes Aériennes Latécoère que hacía la ruta Toulouse-Barcelona-Alicante-Málaga-Casablanca. Aquel aparato recaló en El Rompedizo, que había servido meses antes –el 9 de marzo del mismo año– para un aterrizaje improvisado de un Salmson 2A que pilotaba Henri Lemaitre con el ingeniero Pierre G. Latécoère. Se fijaron en este punto porque la pista inicial estaba anegada por la lluvia. Meses después se convirtió en el germen de un aeropuerto que cumple 100 con más de 400 millones de pasajeros.

En la actualidad, desde Málaga se puede volar a más de medio mundo. La ciudad está conectada sin escalas con 124 ciudades en 37 países. Aunque las principales conexiones son con Europa (28 de los países), la cartera de servicios incluye a Bahréin, Israel, Kuwait, Qatar y Turquía en Asia, Estados Unidos y Canadá en Norteamérica o Argelia y Marruecos en África.

Plantilla del aeropuerto
Plantilla del aeropuerto - Cedida por el Aeropuerto de Málaga

La expansión está fijada en las rutas a Sudamérica o a lejano Oriente, donde hasta ahora se puede viajar con transbordos a través de compañías que ofrecen el servicio parando en uno de los países conectados directamente. Sólo en 2018 estás conexiones granjearon más de 19 millones de pasajeros y, en lo que va de 2019, las cifras se han mejorado un 3,8 por ciento. Sólo Madrid y Barcelona superan los números de la Costa del Sol.

En 1920, Málaga era una de las pocas ciudades europeas que tenían un servicio aéreo de transporte con dos vuelos semanales. Los aviones sólo tenían dos plazas y un pasaje costaba casi 600 pesetas. Aquel año, ya pasaron por El Rompedizo unas 200 personas que salían de Toulouse en aquella ruta comercial primigenia. En 1948 se inauguraba la primera terminal de pasajeros diseñada por Luis Gutiérrez Soto y en el 1959 la compañía Kar Air llevaba a Málaga el primer vuelo chárter.

Ese hecho abrió la Costa del Sol a una época dorada en los 60. Málaga pasó a estar conectada con Londres, París, Helsinki, Dublín, Copenhague, Bruselas, Ámsterdam, Ginebra o Frankfurt. Los grandes nombres de la época como Frank Sinatra, John Lennon o Ava Gardner aterrizaban en este incipiente aeropuerto para pasar las vacaciones en la costa. En 1968 se abrió una nueva terminal para los vuelos nacionales e internacionales y en 1972 una terminal modular para los vuelos chárter.

Asistencia a uno de los primeros aviones averiados en El Rompedizo
Asistencia a uno de los primeros aviones averiados en El Rompedizo - Cedida por el Aeropuerto de Málaga

En los 80, el Concorde posibilitó las primeras conexiones con América y Asia, hasta que en 1991 la apertura de la T2 «Pablo Ruiz Picasso» llegó con la cifra redonda de los 100 millones de pasajeros. Las compañías de bajo coste se asentaron en el 2000 y cuatro años más tarde se produjo la mayor reforma conocida de esta infraestructura para convertirlo en un aeropuerto de referencia en el Mediterráneo. Se cumplieron las expectativas y en 2010 los Reyes de España, Juan Carlos I y Doña Sofía, inauguraron la tercera terminal.

Un año más tarde, el nombre cambió para dar relevancia al destino. El aeropuerto pasó a llamarse Málaga-Costa del Sol y en 2012 se construyó la segunda pista de tres kilómetros de longitud y 2,7 kilómetros para aterrizajes, junto a una nueva plataforma de aterrizajes. Fue el último gran impulso a una infraestructura que está pendiente de resolver el acceso norte y que, hasta ahora, tiene activas más de 250 rutas aéreas.