Mauricio Giovanini en Messina
Mauricio Giovanini en Messina - J. J. M.
GASTRONOMÍA

Argentina nombra a Mauricio Giovanini embajador de la «marca de país»

El chef afincado en Marbella está viviendo un año mágico, desde que se le concediera la primera estrella Michelín a su restaurante Messina

MARBELLAActualizado:

Su nombre sonaba en los mentideros gastronómicos como merecedor de la estrella desde hace tiempo, pero no acaba de llegar. La Guía Michelín lo incluía en sus páginas, pero no le daba el insigne galardón a su cocina. Hasta que llegó 2016 y la estrella cayó en Santiago. Desde entonces todo se ha disparado y la atención sobre Mauricio Giovanini se ha multiplicado. Ahora Argentina hace patria con uno de sus cocineros más ilustres y lo nombra embajador de la «marca de país». «Es un orgullo», asegura Mauricio Giovanini, al que no paran de lloverle proyectos a ambos lados del Atlántico en este 2016 mágico.

Centrado en Messina, el restaurante de Marbella que tantas alegrías le está dando, Giovanini se ha convertido en un ejemplo de ciudadano argentino. «No sólo te eligen por la trayectoria profesional, sino que tienes que ser ejemplar en tu vida. Es algo que miran. Tienes que firmar un contrato en ese sentido», explica el chef argentino de Marbella. La cocina de Giovanini se crea a partir de la parte líquida que tiene cada producto. Una apuesta culinaria que le ha valido una estrella Michelín y el reconocimiento de todo aquel que se acerca por el enclave andaluz. Pero también le ha servido para ser ahora imagen de Argentina para proyectarse en el exterior.

La «marca de país» es un sello turístico de Argentina para exportar sus bonanzas y para proyectar una imagen positiva de la nación en el exterior. Es el Ministerio de Turismo el que nombra a estos embajadores de Argentina, fijándose en sus logros laborales, en su forma de vida y en su conducta intachable. «Este nombramiento conlleva participar en eventos junto al Ministerio de Turismo de Argentina como imagen del país», asegura Giovanini.

El chef se ha convertido en un referente en nacional para Argentina con este año de esplendor. Desde que le dieran la estrella en Santiago de Compostela no ha parado de crecer. Los proyectos se le amontonan en la puerta de Messina, que es su prioridad máxima. No sólo es embajador de la «marca de país» de Argentina, sino que en los últimos tiempos se ha sabido que es uno de los asesores para la construcción de un pueblo gastronómico llamado Molvento en su país. Por otro lado, las últimas noticias en torno a este chef son las del convenio suscrito con la cadena El Fuerte Hoteles para que Messina sea parte de la oferta gastronómica de uno de sus enclaves de Marbella.