El alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, (c) presenta el proyecto cultural «Distrito 6»
El alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, (c) presenta el proyecto cultural «Distrito 6» - ABC
CULTURA

Arte urbano al otro lado de las antiguas rejas de Málaga

«Distrito 6»: un proyecto de expresión creativa que usará como lienzo la cárcel, ya cerrada, de la ciudad

MálagaActualizado:

La cárcel provincial de Málaga se usó durante décadas para privar de la libertad a aquellos que fueran condenados hasta que fuese cerrada definitivamente en 2009. Ahora será el lienzo de «Distrito 6», un proyecto cultural que dejará volar la imaginación de los artistas urbanos. La prisión se convertirá en un nuevo centro multidisciplinar donde convergerán diversas ramas como el cine, la literatura, la música o la gastronomía y arquitectura. Un espacio de sinergia para crear. Así lo ha anunciado este martes el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, quien así completa un periodo de trabajo de más de un año para impulsar este proyecto, que parte de un proceso anterior que contó con la participación ciudadana.

Este escenario permitirá que todas las disciplinas artísticas tengan un lugar común en el que mezclarse, que cohexistan. Para ello, el centro tendrá como principal misión ofrecer espacio, tiempo, tecnología, instrumentos y conocimiento, así como facilitar la relación interdisciplinar entre creadores para que «produzcan al servicio de la ciudad y del público más amplio, con el fin de que éstos accedan y disfruten, sin barreras, de la cultura de nuestro tiempo».

La ejecución se realizará en dos fases. La fase inicial contempla un presupuesto de 12 millones de euros, aunque se estima que el coste total duplique la cifra, tal y como ha adelantado De la Torre, que espera que la apertura de la primera fase se haga en 2022 y la finalización del proyecto en 2025.

El Ayuntamiento, que gestionará el centro, pretende que «Distrito 6» se incorpore a la actual estrategia cultural de la capital, que tiene la visión de Málaga como una ciudad que identifica, da oportunidades, valora e incentiva el talento propio y atrae talento ajeno, tal y como ha explicado De la Torre, quien ha estado acompañado por el jefe de Servicio de Obras en Patrimonio Municipal, Francisco Eguilior, y Carlos Baztán, arquitecto y reconocido experto en esta materia.

Para llevan a cabo este trabajo se han tomado como referencia otros centros municipales de producción y exhibición cultural como «Torpedo Factory Art Center» de Alexandría en Estados Unidos; «Lieu Únique (LU)» de Nantes en Francia o «Matadero» de Madrid, en el que participó Baztán.

De prisión provincial a centro cultural

La antigua prisión provincial de Málaga, que está ubicada en el distrito de Cruz del Humilladero-Distrito 6, ocupa una superficie de unos 14.000 metros cuadrados y presenta una superficie construida actual de unos 11.000 entre las dos plantas que alberga, además de los 8.000 metros cuadrados destinados a espacios libres principalmente interiores.

La transformación se plantea con criterios de sostenibilidad tanto económica como medio ambiental y de eficiencia, y es concebido como un centro flexible, con la idea de que un mismo espacio pueda ser usado con distintos fines incluso a lo largo del mismo día. Ante esta finalidad, y como se ha afirmado en la presentación, alguno de los pabellones levantados serán demolidos, permitiendo espacios esenciales del futuro centro.

Aunque el complejo de la antigua prisión no tiene protección patrimonial, la actuación será respetuosa, respeto a los «invariantes» del «tipo» arquitectónico, al orden interno estructural y al sistema circulatorio y restauración de los espacios internos de mayor identidad, cómo Lugar de la Memoria Histórica de Andalucía, a la vez que seguiría siendo escenario de rodajes, como ya ha sido de la serie «Black Mirror» o de la película «Entre dos aguas».

Tras las obras, la superficie se dividirá por espacios preferentes para creadores, ciudadanos y uno de formación para que ambos confluyan; además de los internos para administración, talleres u otro tipos de servicios.

«Distrito 6» no es concebido sin la participación ciudadana, por eso la propuesta que se presenta es abierta y ajustable a que diversos sectores de la población sean partícipes, en particular los vecinos, y profesionales del mundo de la creación cultural.