Imagen de la sucursal bancaria donde se han producido los hechos
Imagen de la sucursal bancaria donde se han producido los hechos - Google
Atracos

Atraco frustrado en una sucursal bancaria en Mijas Costa

Los autores, armados con pistolas, conocían dónde vivían los empleados de la oficina bancaria

MálagaActualizado:

Eran unos minutos antes de las ocho de la mañana. Los trabajadores de las sucursales bancarias ya deben estar trabajando para tenerlo todo a punto a las 08:30, cuando se abren las puertas al público. Una franja de tiempo perfecta para realizar un atraco. Así lo pensaron al menos tres individuos que en la mañana de este lunes han asaltado una oficina del BBVA en la Cala de Mijas, según ha podido saber ABC.

Tan solo se encontraba dentro uno de los empleados, cuando una pareja de atracadores entró en la sucursal con pistolas. Le pidieron las claves de las cajas para hacerse con el botín tan pronto como fuera posible, pero el trabajador aseguró que tan solo llevaba unos días en esta sucursal y que las desconocía. Los individuos sabían que mentía y se lo hicieron saber. Le nombraron el municipio donde éste vivía. Los asaltadores habían estudiado al máximo a todos los agentes influyentes para que el golpe fuese perfecto.

Una vez con el dinero, -cantidad que aún se desconoce- los individuos procedieron a salir de la sucursal bancaria sobre las 08:30, pero tenían a la Guardia Civil esperándoles fuera. No contaban con la rápida intervención de la benemérita. Los agentes ya habían atrapado al compañero de los asaltantes, quien les estaba esperando fuera para emprender la huída.

Retenida en su propia casa

Los ladrones habían estudiando todos los posibles contratiempos del asalto. Otra trabajadora de la sucursal debía haber estado en la oficina cuando el atraco se produjo, pero ésta no pudo salir de su casa porque, según ha podido saber ABC, los individuos pusieron un candando en la puerta de su garaje. No querían que llegara al trabajo a su hora. Cuando por fin salió, se dirigió a la sucursal donde el suceso ya había finalizado.

Los agentes de la Guardia Civil sorprendieron a los indiviuos fuera del local y procedieron a su detención. La investigación continúa abierta.

El trabajador retenido no ha sufrido ningún daño, más que el susto.