El presidente de la Diputación, Francis Salado (cuarto por la dcha.) junto a representantes de la Junta de Andalucía, de la Diputación y municipios del entorno.
El presidente de la Diputación, Francis Salado (cuarto por la dcha.) junto a representantes de la Junta de Andalucía, de la Diputación y municipios del entorno. - I. Ruiz

El Caminito del Rey busca apoyos para ser Patrimonio de la Humanidad

La Diputación de Málaga ha iniciado la campaña de adhesiones para que el enclave obtenga la distinción de la Unesco

MálagaActualizado:

El Caminito del Rey y su entorno es un legado natural, histórico, industrial y cultural. Una herencia que debe ser conservada por su «carácter singular como valor universal excepcional». Es por ello que desde la Diputación de Málaga quieren impulsar que el enclave sea considerado Patrimonio Mundial de la Unesco, «una carrera de fondo» que necesita el apoyo de particulares, entidades públicas y privadas. Así lo ha manifestado este miércoles el presidente de la institución supramunicipal, Francisco Salado, quien ha animado a que todos firmen la candidatura en la página web que han creado.

En septiembre iniciaron la andadura para que el Caminito del Rey fuese, junto a los Dólmenes de Antequera, Patrimonio Mundial en la provincia de Málaga. Una distinción que destacaría los siete hitos que se han preparado bajo el nexo de singularidad geográfica y natural del enclave, la presencia humana desde la Prehistoria y el patrimonio industrial. Tanto es así que desde la Diputación están «convencidos» de que el Caminito del Rey se alzará con la condecoración, sumándose a la lista del millar de bienes culturales y naturales de 167 países que ya son Patrimonio de la Humanidad.

El Caminito se ha convertido en «un referente. Una marca y seña de identidad que suscita interés en personas de todo el mundo» ha afirmado Salado, quien ha aseverado que la candidatura tiene razón de ser con el respaldo social. Ésta se basa en siete hitos: El Paraje Natural del Desfiladero de los Gaitanes, las presas de El Chorro/Conde de Guadalhorce y Gaitanejo, las pasarelas del Salto hidroeléctrico de El Chorro, la estación de ferrocarriles de El Chorro y puentes sobre los Gaitanes así como la cueva paleolítica de Ardales, la Necrópolis prehistórica de las Aguilillas y la iglesia rupestre mozárabe de Bobastro.

Un trabajo de todas las instituciones

Junto a Salado estaban algunos de los alcaldes de los municipios del enclave. La regidora de Ardales, María del Mar González, ha agradecido la iniciativa y el trabajo común de todas y cada una de las instituciones que están unidas para recuperar el «Espíritu del Caminito», permitiendo su rehabilitación y reapertura hace poco más de cuatro años.

Para el de Álora, José Sánchez, ha aseverado que es «un placer» presentar esta candidatura ante la Unesco en uno de sus últimos actos como regidor. Esta solicitud es «un nuevo impulso más a la marca», una seña de identidad turística que se ha forjado «gracias al trabajo de todas las administraciones; barriendo todos hacia adelante y caminando para que fuera una realidad»

Sánchez ha añadido que si finalmente se le otorga la distinción, se beneficiará a otras localidades de la comarca de Antequera y a la Sierra de las Nieves, próximo Parque Nacional. «El interior de la provincia va a ser una zona de obligatoria visita para todos los ciudadanos de España y el mundo», ha manifestado en su intervención, en la que se ha sentido «orgulloso» de darle a los ciudadanos nuevas alternativas que ayuden a que «la economía del entorno siga subiendo».

Por su parte, el primer edil de Campillos, Francisco Guerrero, ha nominado de «fundamental» para la localidad la revalorización del Caminito del Rey y este proyecto, por lo que ha trasladado a la Diputación el apoyo total del pueblo a la candidatura. Esto «significa dignificar el territorio y recuperar deudas históricas» ha puntualizado, añadiendo la importancia que tiene que se recupere la antigua pasarela del pasaje, ya que sirvió de tránsito entre los municipios.

En representación de la Junta de Andalucía, la delegada de Cultura y Patrimonio, Carmen Casero, ha mostrado el apoyo del Gobierno autonómico a la solicitud, recordando que es un «proyecto muy especial, quizá el más importante que ahora nos compete». Casero ha evocado a su paso por la Diputación y el proyecto del Caminito del Rey, por lo que se enorgullece de que empiece a andar la candidatura de Patrimonio de la Humanidad.

Actuaciones para conseguir el respaldo

El presidente de Diputación ha adelantado que se llevarán a cabo conferencias, exposiciones y presentaciones en los municipios del entorno del Caminito, además de instalar puntos específicos de información en hoteles o centros de información turística. A esto se le suma la página web www.caminitodelrey.info/unesco, en español e inglés, con información detallada sobre la candidatura, en la que se podrá apoyar la postulación a través de un formulario.

Un centenar de restaurantes contará con 25.000 sobremanteles con realidad virtual y 100.000 posavasos con un código QR que enlaza directamente al formulario de apoyo. Salado, además, ha mantenido que se ha editado una publicación de 250 páginas sobre la candidatura para entregarla a las instituciones y empresas más importantes, aunque ha confirmado que habrá una edición más escueta que se podrá descargar a través de la web.

Cuatro años de camino

El presidente de la Diputación ha datado en cuatro años el plazo mínimo para que la candidatura llegue a la Unesco aunque, ha matizado que, antes deberá ser admitido por la Junta de Andalucía y el Gobierno estatal tal y como ha explicado en su intervención.

Una vez que se disponga del mayor respaldo posible de todos los sectores y los ámbitos sociales y se presenten las adhesiones, en primer lugar debe ser el Parlamento andaluz el que apruebe la candidatura para su inclusión en la Lista Indicativa Española de bienes susceptibles de ser reconocidos como Patrimonio Mundial.

El órgano responsable a nivel nacional es el Consejo del Patrimonio Histórico, máximo ente consultivo nacional en el que están representados el Estado y todas las comunidades autónomas. El Consejo es quien eleva al Gobierno de España la lista indicativa de aquellos bienes aspirantes, agrupados por etapas y corrientes culturales, con justificación de su valor y en referencia con otros bienes similares nacionales o extranjeros.

A partir de ese momento, el Gobierno es el que determina un orden de prioridad de los expedientes, que deben enviarse al Centro del Patrimonio Mundial de la Unesco para ser sometidos al Comité del Patrimonio Mundial.

Es entonces cuando entran en escena los órganos consultivos, que intervienen gracias a su red de expertos para evaluar in situ cada proposición. Sus informes serán estudiados por el Comité del Patrimonio Mundial para decidir finalmente su inclusión o no en la Lista del Patrimonio Mundial.

Pese a los diversos y complejos trámites necesarios, desde la Diputación se encuentran convencidos de que la distinción llegará. Tanto es así que la diputada de Medio Ambiente, Marina Bravo, ha manifestado que la candidatura no tiene «ni una pega» para conseguir la condecoración.

Siglos de Historia

Junto al valor natural de todo el paraje, en el que sobresalen las profundas gargantas y la variedad de flora y fauna, uno de los elementos característicos de la zona es la presencia humana desde la Prehistoria. En este sentido, se trata de resaltar los tres enclaves de gran interés: los restos neandertales y las pinturas rupestres encontradas en la Cueva de Ardales, que serían las representaciones artísticas más antiguas del mundo, con más de 66.000 años; los sepulcros megalíticos de la necrópolis de las Aguilillas, datados entre los siglos III y II a.C.; y Bobastro, donde Omar Ben Hafsún estableció la capital de sus dominios, en el año 880, al sublevarse contra el emir de Córdoba.

Además, desde la Diputación han señalado que este largo camino coincide con que el 21 de mayo de 2021 se celebrará un siglo desde que el rey Alfonso XIII inaugurara este paraje. Ante tal hito Salado ha apuntado Salado que se encuentra «convencido» de que cooperando entre toda la sociedad y las instituciones malagueñas se logrará «la máxima catalogación mundial», destacando la proyección internacional que ya tiene el Caminito y lo que supone para garantizar su preservación y entorno.