Protestas en Teatinos para pedir un nuevo instituto
Protestas en Teatinos para pedir un nuevo instituto - F- SILVA
EDUCACIÓN

Clases en un salón de televisión a la espera de ser hacinados en caracolas en Málaga

Al menos 180 adolescentes del barrio de Teatinos van a comenzar sus clases en salones improvisados de la Residencia Andalucía para luego pasar a barracones en la Universidad Laboral

MálagaActualizado:

La rebaja de la calidad educativa en Málaga vuelve a ir un paso más allá. La última solución, a la falta de plazas de Secundaria en la capital, será meter a los adolescentes en los salones de televisión de la Residencia Andalucía. Será de forma temporal, hasta que puedan pasar a estar hacinados en barracones de lata. Al menos 180 alumnos serán metidos en estos salones, mientras que la Administración regional acondiciona nuevas caracolas en la masificada Universidad Laboral.

La medida la han conocido los padres, unidos en la plataforma Prometo para pedir nuevos centros educativos en Teatinos, en una reunión con el director de la Universidad Laboral. Los progenitores la habían solicitado para recabar información sobre la situación del comienzo del curso, dado el retraso en las obras de las aulas prefabricadas para este alumnado. Ha sido el director del centro el que dio las respuestas a los padres, ante la omisión de contestación a las reclamaciones y consultas que han hecho a la Delegación de Educación en Málaga.

La Consejería de Educación va a habilitar seis aulas de forma provisional en los espacios de ocio y televisión que tienen en la residencia Andalucía. Se trata de un centro de la Junta de Andalucía donde hay alumnos internos, que perderán estas zonas mientras estos estudiantes estén allí. Es el lugar donde viven, por ejemplo, los chicos de la cantera del Málaga Club de Fútbol. A los padres se les asegura que esta semana se pedirá el mobiliario escolar para que lo trasladen a esos espacios.

En estas «aulas» reconvertidas será donde comiencen el curso hasta el próximo 24 de septiembre. «La Delegación de Educación dijo que los barracones estarían listos para el 17 de septiembre, pero la dirección de la Universidad Laboral prefiere que ejecuten todo de forma correcta, con las mayores garantías y seguridad posible», explica Mar Villanueva, portavoz de Prometo, que asegura que les han dicho que sólo van a hacer uso de esas instalaciones «la primera semana». «No la pueden alargar más, porque los necesitan para los alumnos internos», señala Villanueva.

Jóvenes «exiliados»

La plataforma Prometo lamenta que la Junta de Andalucía no haya cumplido y el instituto de Teatinos no esté ya operativo. Tras esta solución de «urgencia», el Gobierno andaluz hacinará a los jóvenes en la Universidad Laboral. Los 180 alumnos que van a los salones de televisión y ocio de la Residencia Andalucía pasarán a caracolas y se unirán a otros 15 grupos de jóvenes «exiliados» de su barrio. En total, el centro se ve forzado a acoger 15 grupos de primero de ESO, ya que no hay otro centro disponible. Este año se sumarán 450 alumnos de nuevo ingreso para tener unos 2.400 estudiantes en el próximo curso.

A esto se suman las dudas en el transporte que se van resolviendo con nuevas paradas y la falta de personal para atender todas las necesidades. «Hay muchas cosas en el aire», remarca Villanueva, quien señala a que uno de los principales problemas son los recursos humanos para la atención de la diversidad. Prometo hace un recuento de 264 alumnos con necesidades específicas de apoyo educativo –según los datos del curso anterior– y lamenta que no haya efectivos para atenderlos como se debiera.