Agentes de la Policía Nacional
Agentes de la Policía Nacional - Abc
TRIBUNALES

Confiesa que violaba a mujeres en Málaga porque pasaba «una mala época»

La Audiencia Provincial le declarará culpable de cuatro delitos de agresión sexual con una pena de 51 años de prisión

MálagaActualizado:

Juan Carlos se colaba en los aparcamientos comunitarios de la barriada de Teatinos en Málaga para robar en los coches estacionados, pero el 1 de diciembre de 2015 fue más allá. En la calle Carlos Cano sustrajo todo lo que había en el interior de cuatro coches y cometió su primera violación. La víctima era una mujer de 40 años, que cerca de las 4.00 horas de la madrugada fue amedrentada con una llave inglesa, arrastrada a un lugar apartado, atada de pies y manos con cinta aislante violada. Abrió la lista negra del «violador de los garajes Teatinos» que ha reconocido ante el juez este lunes que lo hizo porque pasaba «una mala época».

Tras la denuncia de aquella agresión, la Policía Nacional comenzó a buscarlo. En ese tiempo cometió la segunda violación. Fue el 23 de septiembre en un garaje de la calle Gregorio Prieto. Robó en siete coches pasadas las 2.00 horas de la madrugada y abordó a una joven por la espalda dándole un fuerte empujón contra la pared. La sometió con un rodillazo en el estómago y puñetazos en la cara. Con una navaja al cuello, la obligó a sentarse en el asiento del conductor, le robó, la ató con los cinturones del coche, la amordazó y la violó bajo amenazas de muerte.

Cuando lo detuvieron, los agentes hallaron una camiseta que lo relacionó con una agresión sexual anterior el 21 de diciembre de 2014 en Cruz de Humilladero y las pesquisas le atribuyeron otra en Huelin el 2 de julio de 2014. Estas dos violaciones son en grado de tentativa, puesto que no llegó a consumarlas. Juan Carlos ha dicho ante el tribunal que aquella era una época en la que consumía drogas y llevaba una vida desordenada. Es a lo que achaca aquellas noches en las que, montado en una bicicleta, se movía por Málaga buscando botines y presas entre los coches.

Por las cuatro agresiones, la Sección Primera de la Audiencia Provincial ha acordado una condena de 51 años de cárcel, cuya sentencia saldrá en unos días. Ante el tribunal, antes de conocerse la pena, es cuando el agresor ha confesado que era el violador. Entonces ha dicho que tiene «remordimientos» por lo que hizo y que sabe que ocasionó daño a estas mujeres, por lo que se mostró arrepentido.