Iván Espinosa de los Monteros, junto a Macarena Olona, ambos de Vox, en el Congreso
Iván Espinosa de los Monteros, junto a Macarena Olona, ambos de Vox, en el Congreso - EP

Borja VoxVox convoca una concentración para que se indulte a Borja, que defendió a una mujer de un robo

El joven ha aceptado el dinero recaudado por Vox, la formación liderada por Santiago Abascal, para hacer frente a la multa impuesta

MálagaActualizado:

El caso de Borja ha resonado en todo el país, propiciando indignación y solidaridad en las redes sociales a, casi, partes iguales. Hace cuatro años el joven, que entonces tenía 22 años, acudió a la llamada de auxilio de una mujer a la que estaban pateando en la cabeza por intentar robarle el bolso. Borja corrió tras el agresor y, tras un forcejeo, le propinó un puñetazo que provocó que días más tardes el hombre falleciese. Ahora, Vox ha convocado una concentración este viernes a las 20:00 horas en el municipio malagueño donde ocurrió todo, Fuengirola.

El partido liderado por Santiago Abascal ha mostrado múltiples apoyos al joven malacitano, llevando, incluso, el caso al Congreso de los Diputados. Su portavoz, Iván Espinosa de los Monteros, además de anunciar la puesta en marcha de un crowdfunding para pagar la multa impuesta a Borja, pidió el indulto para el fuengiroleño. Tras las críticas que han recibido por «respaldar a un justiciero», Vox no cesa en arroparlo y piden a «todos aquellos vecinos de Fuengirola que sientan sensibilizados ante este suceso» que acudan mañana a la concentración que se celebrará en la Plaza de España, frente al Ayuntamiento.

Desde la formación verde consideran que «la acción de Borja no merece, ni mucho menos, una pena de cárcel. Por eso, ha presentado ante la Justicia una petición de indulto», aunque han querido «dejar claro el apoyo a la acción policial y respeto a la sentencia judicial», que ha condenado al joven a pagar una multa de 180.000 euros a las hijas del fallecido y a dos años de cárcel. Un fallo que desde Vox no comparten, pues defienden que se le debería reconocer que actuó en «legítima defensa», eximiéndole así de la pena.

«No conocemos la filiación política de este joven, ni nos importa. Lo único que sabemos es que hizo lo que muchos querríamos que hubieran hecho por nosotros o nuestras familias en una situación parecida» han mantenido en un comunicado desde el Grupo Municipal Vox en el Ayuntamiento de Fuengirola. Pese a la voluntad de la formación, Borja no quiere solicitar el indulto, que fuentes del Gobierno central se comprometieron a estudiar si la petición termina llegando. Pedirlo sería, según se afirma desde su defensa, reconocer la comisión de un delito que siguen sosteniendo no fue tal. «Si la Justicia me mete en prisión, que lo haga, pero ha de constar que yo no tuve intención de causar ninguna muerte», ha defendido Borja ante su letrado.

Una segunda oportunidad

Por el momento, parece que la historia de Borja tiene algo de luz y es que la Fiscalía de Málagaha informado a favor de suspender dicha pena, ratificada el pasado mes de abril por la Audiencia de esta provincia y que le iba a obligar a entrar en la cárcel de manera inminente. Así ha respondido el Ministerio Fiscal al recurso presentado por el abogado del muchacho, que tenía 22 años de edad cuando en febrero de 2015, al salir de la discoteca en la que trabajaba, se topó con el brutal atraco.

La víctima era una limpiadora del hotel Las Palmeras y los agresores, una pareja. Ambos buscaban como motín el bolso de la mujer, quien recibió patadas en la cabeza. Tal y como se refleja en la sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal número 9 de Málaga, Borja salió corriendo tras el agresor para recuperar el bolso sustraído. Tras alcanzarlo y, «ante la negativa de éste de entregar el bolso, se produjo un forcejeo entre ambos en el curso del cual el acusado, siendo consciente de las graves consecuencias que podría causar con su acción, aunque sin pretender ni consentir la efectiva producción de las mismas, propinó a aquél dos puñetazos».

La acción terminó con la caída al suelo del ladrón, sufriendo un traumatismo craneoencefálico con hemorragia cerebral, que le provocó la muerte dos días después, el 10 de febrero de 2015. La sentencia dictaminó un delito de homicidio por imprudencia grave, condenando al joven a 2 años de cárcel y una multa de 180.000 euros a las hijas del fallecido.

Ahora, Borja tendrá que esperar a que se pronuncie el juez sobre la postura del fiscal para saber si ingresa o no en la cárcel, donde le esperaría al menos un año de reclusión hasta conseguir el tercer grado. El chico, agente inmobiliario en la empresa de sus padres, sí ha terminado aceptando el dinero recaudado por Vox, que en primer momento rechazó, para que pueda hacer frente a la indemnización. Esta campaña ha conseguido, en menos de 24 horas, 110.000 euros, aunque la formación ha cortado a las 00.00 horas de este miércoles la cuestación y el dinero restante lo pondrá el propio Borja.

Según el abogado del joven, Alfredo Herrera, la orden de ingreso en prisión se debe precisamente porque no abona la responsabilidad civil ya que cuenta con los otros dos requisitos para no entrar en la cárcel: una pena no superior a dos años y ausencia de antecedentes penales. Así, recuerda que han propuesto que pague 250 euros mensuales, lo que califica como «una condena para el resto de su vida». Por el momento, Borja ha depositado 6.000 euros y, paralelamente, la campaña de crowdfunding lanzada por Voz ha recaudado 110.000 euros.

Como debió actuar según la sentencia

Aunque el juez considera que los hechos no se pueden calificar de dolosos, tampoco son fortuitos porque, a su juicio, si el acusado, en vez de decidir golpear a la víctima para recuperar el bolso hubiera decidido simplemente seguirla e intentar determinar hacia dónde se dirigía en espera de la llegada de la policía, a la que previamente habría de haber dado aviso, la muerte no se hubiera producido.

Asimismo, añade que «no sería descabellado» concluir que la imputación de responsabilidad que se le atribuye en la producción del accidente al acusado deba ser absoluta, pues el acusado no muestra lesión alguna con la que poder concluir que la víctima actuara de una forma violenta de tal forma que determinara los golpes recibidos. También descarta que el consumo de alcohol o drogas hubiera tenido influencia alguna y rechaza la legítima defensa porque «no hubo agresión ilegítima».

Además, no aprecia atenuante por reparación parcial del daño, a pesar de que el acusado depositó 6.000 euros una semana antes de la fecha en la que se convocó el acto de juicio oral, porque lo considera una cantidad «exigua» teniendo en cuenta que las acusaciones solicitaban indemnizar a los herederos con 180.000 euros.

En cuanto a la penalidad, el auto también añade la conducta posterior del acusado que materializó abandonando el lugar tras producirse esa agresión y «despreocupándose» del estado del agredido sin dar cuenta a la autoridad policial o sanitaria y que en un primer momento manifestó ante los agentes que se hicieron cargo de la investigación desconocimiento de los hechos.