Momento de la operación contra los británicos que habían instalado las guarderías en Badajoz - ABC
NARCOTRÁFICO

De la Costa del Sol a Badajoz: los narcos buscan nuevas rutas para el hachís

La última operación contra el tráfico de drogas desvela a los investigadores nuevas estrategias para mover y ocultar la droga

MálagaActualizado:

La última operación contra el tráfico de drogas en la Costa del Sol y el Estrecho de Gibraltar deja para los investigadores una evidencia clara: los narcos están buscando nuevas rutas y vías para sacar la droga. Los lugares tradiciones no son seguros por los vuelcos y por la presión que están haciendo las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la zona. Por esta razón, según las fuentes consultadas en la lucha contra el narcotráfico en Andalucía, los narcos tratan de abrir nuevas rutas para seguir moviendo la droga hacia Europa.

La última detectada es una zona de guardería en Badajoz, después de meter el hachís por Málaga y Cádiz en «gomas» a una organización que mandaba a Londres unos 1.500 kilos de hachís al mes. A finales del mes de octubre, la Guardia Civil tuvo conocimiento de una banda británica de tráfico de grandes cantidades de hachís a Reino Unido.

Las pesquisas arrojan la certeza de que la droga está en guarderías muy seguras y con grandes medidas en Trujillanos (Badajoz). Lo hacían mediante empresas de exportación frutas. La Guardia Civil montó un dispositivo especial en la nave de Trujillano y observaron cómo salío un camión con medidas especiales de seguridad. Lo interceptaron en Salamanca y pillan ocultos en cajas de naranjas 1.335 kilos de hachís.

Arrancó así una investigación conjunta con la National Crime Agency (NCA) de Reino Unido y con la Dirección de la Policía Judicial de la Policía Nacional de Francia. La compleja investigación señaló a varios franceses e ingleses y el Juzgado de Instrucción de Mérida que dirige las pesquisas autorizó tres registros domiciliarios en las localidades de San Pedro de Alcántara en Marbella y en Mijas, donde se detienen a dos británicos. Posteriormente, se detiene a una ciudadana francesa cuando regresaba de su país. Ella era la persona pantalla para dar esa apariencia de legalidad de las empresas implicadas.

Guardería extremeña

Quedó al descubierto una nueva ruta desde Marruecos a Londres para el hachís. La droga llegaba desde las costas de Marruecos al litoral andaluz, sobre todo al Campo de Gibraltar y la Costa del Sol. Allí se mandaba a Badajoz, donde era empaquetada y se ocultaba en camiones de fruta para que cruzara Europa destino a Reino Unido. Esto supone, según las fuentes, un cambio de hábito en los lugares de guardería, ya que no es habitual que se usen para el hachís lugares tan distantes del sitio de desembarco.

La presión policial en el Estrecho y en el Campo de Gibraltar, por parte de la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Agencia Tributaria, hace desde hace tiempo que la llegada de «gomas» se esté produciendo a lugares que tradicionalmente no eran tan habituales. Esta misma semana, se pudo avistar una «narco lancha» preparada para emprender viaje en la playa de Los Perros de San Pedro de Alcántara y se apareció una abandonada en la playa del Faro de Calaburras en Mijas.

El propio Plan Especial de Lucha contra el Narcotráfico en el Estrecho desarticuló una banda que hacía llegar a las «gomas» a un embarcadero que el clan de Los Mosquitos tenía en Almayate, una pedanía de Vélez-Málaga. Era un puerto clandestino que servía para introducir grandes alijos de hachís por esta parte del litoral de Málaga. Ahora las zonas de guardería, como era la Sierra de Casares, donde mataron a un cabrero cuando una banda de narcos buscaba un cargamento perdido, se amplía y se asienta en localidades lejanas y fuera de la propia Andalucía, como es el último caso.