Residencia La Milagrosa en el barrio de La Corta en Málaga
Residencia La Milagrosa en el barrio de La Corta en Málaga - SUR
MALTRATO

Cuatro detenidos por maltratar a los discapacitados de una residencia en Málaga

Los hechos se descubrieron cuando la dirección del centro contrató una agencia de detectives privados para ver si sus trabajadores se dormían por las noches

MÁLAGAActualizado:

La Policía Nacional confirmó este sábado que cuatro trabajadores (3 mujeres y 1 hombre) de una residencia de discapacitados de Málaga fueron detenidos por golpear y vejar, al menos, a seis de los internos de La Milagrosa en el Camino la Corta, la barriada del mismo nombre en la capital de la Costa del Sol. A los arrestados se les investiga por un posible delito de malos tratos en el ámbito doméstico, a raíz del trato que han dispensado a las personas a su cargo en el centro que gestiona la Asociación Malagueña en Favor de las Personas con Discapacidad Intelectual (Aspromanis).

La organización gestora de la residencia se va a personar en todas las causas que se abran por estos hechos. Acciones legales a las que se ha pedido que se sumen los familiares de las víctimas. «Hay mucha indignación. Todos tenemos conciencia de víctimas. Vamos a llegar hasta el final de todo este asunto», explicó Alfonso Rubio, presidente de Aspromanis a ABC.

La investigación se inició a raíz de la denuncia de la directora del centro, Antonia Díaz, que apreció conductas que pudieran ser delito en uno de los trabajadores. En un primer momento fue detenido este trabajador. Conforme continuaron las indagaciones, fueron detenidos los otros tres empleados el pasado jueves. Los cuatro arrestados, junto al atestado instruido por la Policía Nacional sobre las agresiones, han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción 5 de Málaga, que estaba en funciones de Guardia.

«No he visto todas las grabaciones. No pude ver más»

Hace un mes y medio los responsables de la institución detectaron posibles irregularidades en el turno de noche, que estaba compuesto de seis cuidadores en dos grupos. Según adelanta Diario Sur, los responsables del centro sospechaban que se echaban a dormir y no cumplían con jornada laboral. Para averiguar qué sucedía contrataron a una agencia de detectives privados e instalaron cámaras. Al mes, los detectives revisaron las cámaras y descubrieron agresiones a los usuarios y un trato vejatorio y degradante, por parte de algunos de esos empleados. «No he visto todas las grabaciones. No pude ver más», lamentó Rubio.

El director de la agencia de detectives y los responsables del centro acordaron denunciar los hechos y aportar las grabaciones. «En ningún momento nadie ha planteado nada que no fuera denunciar y llegar hasta el final», explica Alfonso Rubio. A raíz de esta denuncia en la comisaría del distrito Norte de Málaga, la Policía Nacional identificó y detuvo al primer cuidador que habría sido grabado propinando golpes a un usuario con una discapacidad grave y se le relacionó con tres posibles víctimas más.

«A estos internos se le hace un seguimiento especial por parte de los profesionales»

Las pesquisas arrojaron a tres implicados más y se identificó en total seis víctimas. «A estos internos se le hace un seguimiento especial en su conducta. Tienen un apoyo especial por parte de los profesionales», remarca Ruido.

El centro tiene 46 plazas, las mismas que trabajadores. El ingreso está concertado con la Junta de Andalucía y con la Diputación de Málaga, que tiene concertados los servicios de esta asociación. «Desde el primer momento se ha informado a las administraciones públicas que nos tienen plazas concertadas», explica el presidente de Aspromanis, que asegura que están colaborando con el juzgado y con la Policía Nacional, para «llegar al fondo de este asunto».